Cuba Tech Travel
Cuba Tech Travel

    Plaza de Armas, La Habana. Cuba

    Plazas: Plaza de Armas
    • Destino: La Habana
    • Abierto: Daily
    • Dirección Salida: Calle Tacon e/ Obispo y O'Relly, Old Havana
    • Teléfono:
  • Descripción Plazas: Plaza de Armas, La Habana. Cuba

    Es la plaza mas antigua de La Habana. En el siglo XVI era el corazon de la ciudad y el capitan general de la isla asistia a las festividades desde el balcon de su palacio. Fue abandonada despues de la independencia y restaurada en 1935, de acuerdo con antiguos grabados. Cuatro miraguanos, cuatro palmeras reales y cuatro fuentes rodean la estatua de Carlos Manuel de Cespedes. La Plaza de Armas, provista de bancos de marmol y en la que hay libreros de lance, es una de las mas agradables de la Habana Vieja. Rodeada por magnificos edificios coloniales.

    Al Oeste se yergue el Palacio de los Capitanes Generales. Construido en 1776 por orden del gobernador de Cuba de la epoca, el marques de La Torre, constituye uno de los mas hermosos ejemplos de la arquitectura barroca de La Habana. En 1902, entre sus paredes se proclamo la republica y se convirtio en palacio de la presidencia de la Republica hasta 1920.

    El patio es una belleza, adornado con plantas y una estatua de Cristobal Colon. En el primer piso se abre el Museo de la Ciudad, desde donde podra admirarse la primera estatua de bronce hecha en Cuba, en 1630, la Giraldilla, simbolo de la ciudad, copiada de la de Sevilla y que hoy adorna las etiquetas del famoso ron Habana Club. El museo recuerda la historia de la ciudad, a traves de pinturas, uniformes, un mobiliario de extremada riqueza.

    En la esquina Noreste de la plaza se levanta el Castillo de la Real Fuerza, primera fortaleza construida en Cuba. En lo alto de la torre de estilo morisco se ve la famosa veleta, la Giraldilla; es una copia. La verdadera, que esta en el museo, fue fundida como homenaje a dona Ines de Bobadilla, esposa del gobernador Hernando de Soto, romantico explorador que busco durante toda su vida la fuente de la Juventud. Murio en 1542, sin haberla encontrado, pero doña Ines siguio esperandole mucho tiempo despues de su muerte, en la que no creia, desde lo alto de esta torre, escudriñando el mar.

    En el lado E. De la plaza, el Templete es, como su nombre indica, un pequeño templo neoclasico construido en 1827 para commemorar la fundacion de la ciudad y la primera misa celebrada en 1519. En su interior se exponen telas de un alumno de David, Jean-Baptiste Vermay, que representan precisamente esta historica misa. No lejos del Templete podra admirarse el magnifico Hotel Santa Isabel, en reconstrucción, que fue antaño el palacio Santovenia, donde el celebre conde del mismo nombre celebraba suntuosas fiestas.

    El Palacio del Segundo Cabo esta situado en el lado Norte de la plaza. Construido entre 1772 y 1776, fue sede del Congreso de 1902 a 1929 y alberga hoy dos editoriales vinculadas al ministerio de Cultura.

    No lejos de la plaza de Armas, el palacio del marques de Justiz de Santa Ana (en la esquina de las calles Baratillo y Justiz) es uno de los mas antiguos palacios de la ciudad. Esta adornado con magnificas decoraciones moriscas. El palacio de don Gaspar Riberos de Vasconcelos (en la esquina de las calles Obrapia y San Ignacio) por su parte, se construyo en 1637. Forma tambien parte de los monumentos mas antiguos de la ciudad.

  • Para ver mas Plazas in La Habana haga clic aquí .
  • Para ver mas Plazas in Cuba haga clic aquí .
  • Plaza de Armas se encuentra ubicada en La Habana
  • La capital cubana es, sin dudas, el destino turístico por excelencia de la mayor de las Antillas. Y dentro de ésta su centro histórico "declarado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad en 1982" resulta un punto de obligada referencia para cuanto visitante llega a esta urbe, durante siglos considerada la llave del Golfo de México.

    Al lejano noviembre de 1519 se remonta la fundación, en su emplazamiento definitivo junto al canal de entrada de una bien protegida bahía, de la villa de San Cristóbal de La Habana, convertida con el tiempo en punto de encuentro de las flotas españolas que trasladaban a la metrópolis las riquezas extraídas de sus dominios en el llamado Nuevo Mundo, y eje fundamental en el comercio y las comunicaciones entre éste y el Viejo Continente.

    Semejantes ventajas, derivadas esencialmente de su estratégica posición geográfica, incidieron también de manera directa sobre el ulterior desarrollo de la próspera villa, que comenzó a crecer al amparo de un sistema defensivo sin par en la América hispana y rodeada por una muralla cuya construcción (iniciada en la segunda mitad del siglo XVII y concluida más de 100 años después) se consideró desde su inicio ineficaz y costosa.

    El Templete, un pequeño edificio neoclásico inaugurado en 1828, es el sitio donde cada 16 de noviembre los habaneros festejan la celebración de la primera misa y el primer cabildo de San Cristóbal de La Habana, y el punto a partir del cual se inician –por lo general– los recorridos turísticos por el núcleo original de la capital cubana.

    A escasos pasos de allí se encuentran la Plaza de Armas, en torno a la cual se levantan el imponente Castillo de la Real Fuerza (1577) –donde hoy se exhibe la colección de cerámica artística más importante de la Isla y sobre cuya torre se erige La Giraldilla, una artística veleta símbolo de la ciudad– y los Palacios de los Capitanes Generales (Museo de la Ciudad) y del Segundo Cabo.

    Otras tres plazas y sus edificaciones colindantes despiertan invariablemente el interés de sus visitantes: la Plaza de la Catedral, rodeada por opulentas mansiones; la recién restaurada Plaza Vieja, donde sobresale la casa de los Condes de San Juan de Jaruco; y la Plaza de San Franciso de Asís, aledaña a la iglesia y el convento de igual nombre, en uno de cuyos claustros se encuentra el Museo de Arte Sacro.

    Mas caminar por las calles de la Habana Vieja, muchas de éstas aún adoquinadas, representa también la posibilidad de acercarse a más de una docena de museos y estudios-galerías de afamados artistas plásticos cubanos y latinoamericanos; visitar las casas de Benito Juárez, de Asia, Africa, Puerto Rico, de los Árabes (allí se encuentra la única sala para las plegarias musulmanas existente en Cuba) y de Simón Bolívar.

    Resulta asimismo interesante visitar la maqueta de esta municipalidad; transitar por la Alameda de Paula, un hermoso paseo construido en la segunda mitad del siglo XVIII; o cruzar la bahía para llegar hasta los ultramarinos poblados de Casablanca, donde se erige el Cristo de La Habana, y Regla, donde se encuentra el Santuario de Nuestra Señora de la Virgen de Regla, protectora de marinos y pescadores y patrona de la Bahía de La Habana.

    El parque histórico-militar Morro-Cabaña lo conforman dos reductos de la magnitud del Castillo de los Tres Reyes del Morro (1630) y la fortaleza de San Carlos de la Cabaña (1774), catalogada en su momento como la obra cumbre del sistema defensivo abaluartado. Precisamente desde esta última fortificación se dispara cada noche, a las nueve en punto, un cañonazo de salva que en llamativa ceremonia rememora los tiempos cuando sendos fogonazos (en horas de la madrugada y al anochecer) constituían la señal convenida para abrir o cerrar las murallas de la ciudad y para colocar o retirar la enorme cadena flotante de madera y bronce que daba acceso al puerto de la villa.

    Descubrir la llamada Habana extramuros, sin embargo, resulta tan apasionante como desandar las estrechas calles de la vieja ciudad. La Habana fue creciendo bajo el influjo de las más disímiles corrientes constructivas del orbe y en sus terrenos encontraron espacio el renacentismo, el mudéjar, el barroco y el barroco cubano, el neoclasicismo, el eclecticismo, el art nouveau, el art decó y el pragmatismo.

    Así, al otro lado de la inútil muralla aparecieron sitios emblemáticos como el Paseo del Prado, el Gran Teatro de La Habana y el Capitolio, uno de los más espléndidos edificios de la capital y en cuyo interior se encuentra la Estatua de la República, la tercera más alta del mundo bajo techo y a cuyos pies se encontraba el diamante que marcaba el kilómetro cero de la Carretera Central.

    Nacieron también el afamado malecón habanero, de unos 12 kilómetros de longitud y considerada la imagen más característica de la ciudad, que enlaza al centro tradicional con la populosa barriada de El Vedado, desde cuyo corazón, La Rampa –zona de magnífica urbanización y arquitectura– puede accederse fácilmente a otros sitios de interés turístico como la bicentenaria Universidad de La Habana, la Plaza de la Revolución y el Memorial José Martí (el más alto mirador de la ciudad, con 138,5 metros de altura sobre el nivel del mar), o la Necrópolis de Colón considerado entre los más importantes del planeta por sus múltiples valores artísticos.

    Hacia ambos lados del centro de la urbe existen asimismo puntos de notable interés. En dirección oeste, la Quinta Avenida conduce a la barriada residencial de Miramar, que actúa como órbita del mundo empresarial y de negocios y donde es posible visitar una impresionante Maqueta de la Ciudad. El Palacio de Convenciones, el recinto ferial Pabexpo y el exclusivo Club Habana anteceden a la comunidad turística Marina Hemingway, un lugar apropiado para bucear, practicar la pesca de altura, participar en un seafari a las barreras coralinas, o navegar en un confortable yate acondicionado para la vida a bordo.

    Hacia el este de la ciudad y después de atravesar el Túnel de la Bahía, se llega al poblado de pescadores de Cojímar –de peculiar belleza y colorido– que invita a rememorar la prolongada estancia en Cuba del Premio Nobel de Literatura Ernest Hemingway, quien encontró precisamente allí muchos de los escenarios y personajes de sus obras.

    Más de 15 kilómetros de franja costera, arenas finas y aguas azules y transparentes se extienden entre Bacuranao y Guanabo conformando un circuito náutico que los habaneros identifican sencillamente como las playas del este, y en el cual suelen destacar por sus atributos naturales a Santa María del Mar.

    También rumbo al este de la capital, a sólo 15 kilómetros del centro, un pequeño pueblo fundado en 1733 a partir de la existencia de aguas minero-medicinales invita a conocer sus valores históricos, arquitectónicos, culturales y naturales: Santa María del Rosario.

    Como toda gran ciudad, La Habana es el corazón de la intensa vida política, científica y cultural de la nación. Decenas de museos, salas de teatro y de conciertos, galerías de arte e instituciones culturales tienen su asiento en la ciudad y algunas como el Ballet Nacional de Cuba, la Casa de las Américas, la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano, o el Conjunto Folklórico Nacional gozan de enorme prestigio internacional.

    Y, por supuesto, es también una urbe donde el buen comer y la diversión tienen un importante espacio en sitios tan conocidos como La Bodeguita del Medio, el Floridita, o el cabaret Tropicana, o en otros menos mencionados, pero que tienen ya un espacio reservado en la preferencia de los millares de turistas que cada año recorren la capital cubana. 

  • Opiniones
  • Tus experiencias de primera mano realmente ayudan a otros viajeros.¡Gracias!
    100 % de personas disfruta esto
    Escriba una opinión
    Excelente 
     
    Muy Bueno 
     
    Promedio 
     
    Pobre 
     
    Terrible 
     
  • birdsofafeather1
    Opinion sobre Plazas: Plaza de Armas
    Awfull Excelente
    carlos

    La Plaza de Armas
    En épocas pasadas fue el centro de la vida publica en la Habana Vieja, constituyendo en su armonía una verdadera joya dentro de la arquitectura colonial española. Si bien es cierto que no existen documentos sobre su fundación, según las leyendas seria el punto (o por lo menos en la cercanía) en el cual los conquistadores fundaron el nuevo poblado de San Cristóbal de la Habana

  • birdsofafeather1
    Opinion sobre Plazas: Plaza de Armas
    Awfull Excelente
    bernabe

    plaza mayor
    En sus inicios se conocio como Plaza Mayor o Plaza de la Iglesia, porque donde hoy esta el Palacio de los Capitanes Generales estaba la Parroquial Mayor, esta se incendió ya que era de madera y la plaza en 1559 pasa a ser Plaza de Armas por los ejercicios militares que se realizaban en ella, siendo el primer lugar jerarquizado de una ciudad que comenzaba a formarse.

  • birdsofafeather1
    Opinion sobre Plazas: Plaza de Armas
    Awfull Muy Bueno
    Antoine05

    “La plaza de los libros antiguos ”
    Como el resto de las plazas de La Habana el conjunto arquitectónico es muy lindo y bueno, se destacan el palacio de los sargentos y el palacio de los capitanes generales, además alrededor de la misma hay una gran venta de libros viejos e interesantes, precioso !!!!

  • birdsofafeather1
    Opinion sobre Plazas: Plaza de Armas
    Awfull Muy Bueno
    agentedeviajesmalaga

    “preciosa ”
    muy bonita, con todos sus puestos de libros, la verdad que es preciosa, muy cuidada, y llena de vida.

  • birdsofafeather1
    Opinion sobre Plazas: Plaza de Armas
    Awfull Excelente
    Danonio

    “Recorrer la feria de libros ”
    Tranquila plaza en el centro de La Habana, es un buen lugar para descansar, parar y observar la vida de la gente del lugar. Recorrer la feria de libros, siempre hay algún tesoro escondido.

  • birdsofafeather1
    Opinion sobre Plazas: Plaza de Armas
    Awfull Excelente
    Lichita31

    “Remodelacion ”
    Nuevo ambiente con la remodelacion. Galerias de artes alrededores resaltando pinturas de artistas cubanos.

  • birdsofafeather1
    Opinion sobre Plazas: Plaza de Armas
    Awfull Excelente
    J_carrascoalvarez

    “Señorial ”
    Presidida por el Palacio de los Capitanes Generales, residencias de los Gobernadores de la isla en el periodo colonial.

  • birdsofafeather1
    Opinion sobre Plazas: Plaza de Armas
    Awfull Excelente
    inaki p

    “Plaza llena de vida ”
    Si te gusta el Libro viejo, aquí disfrutarás como un niño. Yo me compré una edición cubana de El Principito de 1968. No olvides regatear los precios. Muy buen ambiente, restaurantes, gente, ... A destacar el Castillo y El Templete.

  • birdsofafeather1
    Opinion sobre Plazas: Plaza de Armas
    Awfull Excelente
    Juan P

    “Hermoso Lugar ”
    es un sitio historico que no se puede dejar de visitar y ademas se pueden tomar muy buenas fotos , tiene mucho de historia , vale la pena ir con una buena guia , recomiendo a Martha Piloto

  • birdsofafeather1
    Opinion sobre Plazas: Plaza de Armas
    Awfull Excelente
    Carlos H

    “Banderas... ”
    En este sitio disfrutamos un show de banderas italianas o banderismo. Un sitio para caminar y conocer.

  • birdsofafeather1
    Opinion sobre Plazas: Plaza de Armas
    Awfull Excelente
    Diego P

    “Excelente lugar para llenarse de cultura ”
    Es un excelente lugar donde uno puede disfrutar de un refrescante mojito o tomar un cafe cubano cargado. La zona está lleno de artesanos, mujeres con vestimentas típicas y hay algunas iglesias y museos interesantes para visitar. Siempre hay bandas tocando salsa! Muy recomendable de visitar!

  • birdsofafeather1
    Opinion sobre Plazas: Plaza de Armas
    Awfull Excelente
    Pablo H

    “Hermosa ”
    Hermosa plaza, en uno de los extremos de la calle obispo. Tiene feria de libros donde se puede regatear precios por buenos libros, o simplemente hablar de libros con gente muy culta, como Sixto. Ademas, esta rodeada de historia y atractivos edificios coloniales y monumentos.