Cuba Tech Travel le da la bienvenida a la web de Cuba con mayores productos.
CUBATECHTRAVEL
ES
USD
EUR

Arquitectura Catedral de la Habana, La Habana. Cuba

  • Estrellas basadas en 5 opiniones
  • San Ignacio y Empedradon, Old Havana
  • Destino: La Habana
  • Abierto: Daily
  • Teléfono:
  • add_photo

Catedral de La Habana: Al tomar la determinación el clero de dividir la Isla en dos diócesis, se analizó la variante de construir una nueva iglesia especialmente dedicada a ese fin pero al final se eligió la antigua iglesia de los Jesuitas, entonces Parroquial Mayor, en Catedral, dada la calidad de su construcción y capacidad. Así en diciembre de 1793 una Real Cédula confirmó la división de la isla en dos diócesis y que la Parroquial Mayor en la Plazuela de la Ciénaga quedara erigida en Catedral. Pezuela daba los siguientes datos de la Catedral:

...tiene 65 varas castellanas de longitud por 40 de ancho, su altura es de 22 varas con dos torres a cada lado del frente de unas 30 varas de alto. Abren con tres puertas comunes, una grande y dos menores a un atrio embaldosado y enrejado al cual se asciende por dos escaleras simétricas de seis gradas de piedra.

El primer obispo de La Habana, Don José Felipe de Trespalacios, hizo algunas obras complementarias al frente de las cuales estuvo el maestro Pedro Medina y mandó a revestir y alhajar la iglesia de San Ignacio. No se conoce el proyectista de la Catedral y Weiss considera que probablemente fue trazado por alguno de los padres Jesuitas, tal vez tomando ideas de algún dibujo o lámina recibida del extranjero, siendo a su modo de ver el edificio que, estilísticamente, va más lejos que ningún otro en nuestra arquitectura barroca.

El obispo Espada, hombre de gran ilustración y sensibilidad, realizó numerosas reformas al edificio y trajo al artista italiano Giuseppe Perovani para trabajar en tres frescos llamados: La Potestad de las Llaves, La Ultima Cena y la Asunción de la Virgen. Pero el pintor no puedo culminar la obra debido a que se cayó de un andamio, por lo que Espada trajo a Jean Baptiste Vermay, que los culminó y dejó una poderosa influencia en la pintura cubana al fundar en 1818 la Escuela de Pintura San Alejandro y decorar el Templete.

Como consecuencia de haber cedido España a Francia, en 1795, la parte que le quedaba de la Isla La Española, al año siguiente se trajeron de Santo Domingo los restos de Cristóbal Colón y fueron depositados en La Catedral, donde estuvieron un siglo, hasta que el 12 de diciembre de 1898 se trasladaron a España al cesar la dominación española sobre la Isla. Entre 1946 y 1949 la Catedral fue objeto de una restauración dirigida por el arquitecto Cristóbal Martínez Márquez, que incluyó algunas modificaciones interiores que aconsejaba el estado del edificio.

Mapa de Catedral de la Habana

Catedral de la Habana se encuentra ubicada en La Habana

La capital cubana es, sin dudas, el destino turístico por excelencia de la mayor de las Antillas. Y dentro de ésta su centro histórico "declarado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad en 1982" resulta un punto de obligada referencia para cuanto visitante llega a esta urbe, durante siglos considerada la llave del Golfo de México.

Al lejano noviembre de 1519 se remonta la fundación, en su emplazamiento definitivo junto al canal de entrada de una bien protegida bahía, de la villa de San Cristóbal de La Habana, convertida con el tiempo en punto de encuentro de las flotas españolas que trasladaban a la metrópolis las riquezas extraídas de sus dominios en el llamado Nuevo Mundo, y eje fundamental en el comercio y las comunicaciones entre éste y el Viejo Continente.

Semejantes ventajas, derivadas esencialmente de su estratégica posición geográfica, incidieron también de manera directa sobre el ulterior desarrollo de la próspera villa, que comenzó a crecer al amparo de un sistema defensivo sin par en la América hispana y rodeada por una muralla cuya construcción (iniciada en la segunda mitad del siglo XVII y concluida más de 100 años después) se consideró desde su inicio ineficaz y costosa.

El Templete, un pequeño edificio neoclásico inaugurado en 1828, es el sitio donde cada 16 de noviembre los habaneros festejan la celebración de la primera misa y el primer cabildo de San Cristóbal de La Habana, y el punto a partir del cual se inician –por lo general– los recorridos turísticos por el núcleo original de la capital cubana.

A escasos pasos de allí se encuentran la Plaza de Armas, en torno a la cual se levantan el imponente Castillo de la Real Fuerza (1577) –donde hoy se exhibe la colección de cerámica artística más importante de la Isla y sobre cuya torre se erige La Giraldilla, una artística veleta símbolo de la ciudad– y los Palacios de los Capitanes Generales (Museo de la Ciudad) y del Segundo Cabo.

Otras tres plazas y sus edificaciones colindantes despiertan invariablemente el interés de sus visitantes: la Plaza de la Catedral, rodeada por opulentas mansiones; la recién restaurada Plaza Vieja, donde sobresale la casa de los Condes de San Juan de Jaruco; y la Plaza de San Franciso de Asís, aledaña a la iglesia y el convento de igual nombre, en uno de cuyos claustros se encuentra el Museo de Arte Sacro.

Mas caminar por las calles de la Habana Vieja, muchas de éstas aún adoquinadas, representa también la posibilidad de acercarse a más de una docena de museos y estudios-galerías de afamados artistas plásticos cubanos y latinoamericanos; visitar las casas de Benito Juárez, de Asia, Africa, Puerto Rico, de los Árabes (allí se encuentra la única sala para las plegarias musulmanas existente en Cuba) y de Simón Bolívar.

Resulta asimismo interesante visitar la maqueta de esta municipalidad; transitar por la Alameda de Paula, un hermoso paseo construido en la segunda mitad del siglo XVIII; o cruzar la bahía para llegar hasta los ultramarinos poblados de Casablanca, donde se erige el Cristo de La Habana, y Regla, donde se encuentra el Santuario de Nuestra Señora de la Virgen de Regla, protectora de marinos y pescadores y patrona de la Bahía de La Habana.

El parque histórico-militar Morro-Cabaña lo conforman dos reductos de la magnitud del Castillo de los Tres Reyes del Morro (1630) y la fortaleza de San Carlos de la Cabaña (1774), catalogada en su momento como la obra cumbre del sistema defensivo abaluartado. Precisamente desde esta última fortificación se dispara cada noche, a las nueve en punto, un cañonazo de salva que en llamativa ceremonia rememora los tiempos cuando sendos fogonazos (en horas de la madrugada y al anochecer) constituían la señal convenida para abrir o cerrar las murallas de la ciudad y para colocar o retirar la enorme cadena flotante de madera y bronce que daba acceso al puerto de la villa.

Descubrir la llamada Habana extramuros, sin embargo, resulta tan apasionante como desandar las estrechas calles de la vieja ciudad. La Habana fue creciendo bajo el influjo de las más disímiles corrientes constructivas del orbe y en sus terrenos encontraron espacio el renacentismo, el mudéjar, el barroco y el barroco cubano, el neoclasicismo, el eclecticismo, el art nouveau, el art decó y el pragmatismo.

Así, al otro lado de la inútil muralla aparecieron sitios emblemáticos como el Paseo del Prado, el Gran Teatro de La Habana y el Capitolio, uno de los más espléndidos edificios de la capital y en cuyo interior se encuentra la Estatua de la República, la tercera más alta del mundo bajo techo y a cuyos pies se encontraba el diamante que marcaba el kilómetro cero de la Carretera Central.

Nacieron también el afamado malecón habanero, de unos 12 kilómetros de longitud y considerada la imagen más característica de la ciudad, que enlaza al centro tradicional con la populosa barriada de El Vedado, desde cuyo corazón, La Rampa –zona de magnífica urbanización y arquitectura– puede accederse fácilmente a otros sitios de interés turístico como la bicentenaria Universidad de La Habana, la Plaza de la Revolución y el Memorial José Martí (el más alto mirador de la ciudad, con 138,5 metros de altura sobre el nivel del mar), o la Necrópolis de Colón considerado entre los más importantes del planeta por sus múltiples valores artísticos.

Hacia ambos lados del centro de la urbe existen asimismo puntos de notable interés. En dirección oeste, la Quinta Avenida conduce a la barriada residencial de Miramar, que actúa como órbita del mundo empresarial y de negocios y donde es posible visitar una impresionante Maqueta de la Ciudad. El Palacio de Convenciones, el recinto ferial Pabexpo y el exclusivo Club Habana anteceden a la comunidad turística Marina Hemingway, un lugar apropiado para bucear, practicar la pesca de altura, participar en un seafari a las barreras coralinas, o navegar en un confortable yate acondicionado para la vida a bordo.

Hacia el este de la ciudad y después de atravesar el Túnel de la Bahía, se llega al poblado de pescadores de Cojímar –de peculiar belleza y colorido– que invita a rememorar la prolongada estancia en Cuba del Premio Nobel de Literatura Ernest Hemingway, quien encontró precisamente allí muchos de los escenarios y personajes de sus obras.

Más de 15 kilómetros de franja costera, arenas finas y aguas azules y transparentes se extienden entre Bacuranao y Guanabo conformando un circuito náutico que los habaneros identifican sencillamente como las playas del este, y en el cual suelen destacar por sus atributos naturales a Santa María del Mar.

También rumbo al este de la capital, a sólo 15 kilómetros del centro, un pequeño pueblo fundado en 1733 a partir de la existencia de aguas minero-medicinales invita a conocer sus valores históricos, arquitectónicos, culturales y naturales: Santa María del Rosario.

Como toda gran ciudad, La Habana es el corazón de la intensa vida política, científica y cultural de la nación. Decenas de museos, salas de teatro y de conciertos, galerías de arte e instituciones culturales tienen su asiento en la ciudad y algunas como el Ballet Nacional de Cuba, la Casa de las Américas, la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano, o el Conjunto Folklórico Nacional gozan de enorme prestigio internacional.

Y, por supuesto, es también una urbe donde el buen comer y la diversión tienen un importante espacio en sitios tan conocidos como La Bodeguita del Medio, el Floridita, o el cabaret Tropicana, o en otros menos mencionados, pero que tienen ya un espacio reservado en la preferencia de los millares de turistas que cada año recorren la capital cubana. 

Opiniones
  • 100 % de personas disfruta esto
  • Excelente
  • Muy Bueno
  • Promedio
  • Pobre
  • Terrible
Opinion sobre Arquitectura: Catedral de la Habana
Excelente darian

La Catedral.
En un principio fue denominada Santa Iglesia Catedral de Virgen María de la Inmaculada Concepción. Sin embargo, hoy día es conocida como la Catedral de San Cristóbal de la Habana. En tiempos pasados había sido el centro del gobierno eclesiástico en la parte occidental de la Isla. A principios del siglo XVIII bajo el obispado de Don Diego Evelino de Compostela, los jesuitas fundaron la escuela de las misiones de la Habana. Después de su muerte fue ampliada construyéndose una iglesia y un monasterio. La primera piedra para la Casa de Oraciones de la Orden fue colocada en la Plaza de la Ciénaga en 1748, terminándose el colegio en 1767. Las disputas sobre las limitaciones del poder y la influencia en la orden en España fueron motivo de expulsión de los jesuitas de Cuba por orden del rey español Carlos III. En virtud de ello de interrumpieron los trabajos de construcción de la Iglesia la que se termino en 1777. En 1789 el Oratorio de San Ignacio es elevado al rango de sede obispal. El día 24 de noviembre de 1789, el primer obispo Don Felipe de Tres Palacios y Verdeja consagra la iglesia como Catedral de la Virgen María de la Inmaculada Concepción. La iglesia forma un rectángulo de 34 x 35 mts. Sus hornacinas enmarcadas por columnas por columnas y su fachada plásticamente estructurada muestran influencia del alto barroco italiano. Los rigores del clima han dejado sus huellas en la piedra caliza. Ricos elementos decorativos del pasado se han vuelto borrosos o desaparecido. Las hornacinas o nichos que en tiempos pasados albergaban estatuas de santos que se encuentran actualmente vacíos. Su fachada es una de las más lujosas de las iglesias de Cuba. Según la opinión del historiador cubano Weiss no existe ningún indicio de los artistas que participaron en la construcción. El campanario situado a la derecha del portón principal porta el juego de campanas de la Catedral. La campana mayor con el nombre de San Pedro, pesa 7 toneladas, fue fundida en España e instalada en 1762, la campanilla con el nombre de San Miguel pesa 2 toneladas y fue fundida en Matanzas en 1838. El visitante de hoy día es recibido por una nave sobria sin prestaciones de la recargada arquitectura interior del barroco, resultado de numerosas restauraciones en las décadas pasadas. (La ultima se efectuó de 1946 a 1949) dos hileras de columnas gigantescas separan la nave principal de las dos naves laterales. En los muros de cada una de las naves laterales se encuentran cuatro capillas de Nuestra Señora de Loreto, situada en la nave oeste (a la izquierda del altar ppal), reviste gran importancia desde el punto de vista de la historia del arte. Ya en 1755, (es decir, mas de 30 años antes que el oratorio de San Ignacio, fue transformado en catedral) la Capilla fue consagrada por el obispo Morell de Santa Cruz. Numerosos obispos de la diócesis fueron sepultados en ella. Los trabajos de escultura y orfebrería del altar ppal y su tabernáculo son obras del artista italiano Bianchini (Roma, alrededor de 1820). La pared detrás del altar ppal esta adornada con tres frescos del pintor italiano Giusseppe Perovani, obras tempranas se ubican en el periodo inicial de la pintura cubana. Hasta que los españoles se retiraron en 1899, se encontraba en la nave ppal el túmulo monumental de Cristóbal Colón. En la actualidad solamente una lapida de la pared de la izquierda del púlpito recuerda el antiguo lugar donde descansaban los restos del Gran Almirante. Aun después de su muerte no encontró un sepulcro eterno. Desde Valladolid donde había muerto el 20 de mayo de 1506, se trasladaron sus cenizas primero a Sevilla y luego a Santo Domingo. La amenaza de poder La Española, fue motivo para que España trasladara los restos del exitoso descubridor, el día 15 de enero de 1796 con el barco San Lorenzo de santo Domingo a La Habana donde fueron exhumados solemnemente en la Catedral. En diciembre de 1898, poco antes de que los españoles tuvieran que retirarse forzosamente de la Habana, los llevaron nuevamente a Sevilla, su ultimo lugar de descanso lo tuvo en dos sitios: una parte de sus cenizas fueron llevadas a su ciudad natal de Génova, y la otra parte a la Biblioteca Universitaria de Pavía.

Excelente Vilma

Maravilloso
Catedral Eclectica: En 1522, la Iglesia Parroquial de la otrora villa Santiago de Cuba o Ermita de Santa Catalina es constituida en catedral, y su sede en ciudad. Su construcción terminó en 1526.Considerada una joya de la arquitectura de Santiago de Cuba, no siempre mostró la fachada con la que hoy cuenta. Y ello se debe a que a lo largo de sus casi 500 años de existencia, ha sido reconstruida en cuatro ocasiones distintas. La ambición de corsarios y piratas que rondaban por el Caribe hizo que fuese rehecha durante los años 1666 y 1670 Plaza de Armas - Es la plaza mas antigua de La Habana. En el siglo XVI era el corazon de la ciudad y el capitan general de la isla asistia a las festividades desde el balcon de su palacio. Fue abandonada despues de la independencia y restaurada en 1935, de acuerdo con antiguos grabados. Incluimos en este primer recorrido la plaza de la Catedral, situada no lejos de la plaza de Armas, a unas pocas calles. Se trata de la plaza mas conocida de La Habana y, segun dicen, una de las mas armoniosas de America Latina. Las mansiones que la rodean datan del s. XVIII: la casa de Lombillo Plaza de San Francisco - Este paseo tendra como punto de partida la iglesia y el convento de San Francisco de Asis. Estos, construidos a fines del s. XVI, fueron remozados en estilo barroco hacia los años 1730. En el s. XVI, a su alrededor se extendian los muelles.

Muy Bueno Luis Angel

Muy bonito
Tengo que empezar diciendo, que llegar a esta plaza después de unas horas andando y poder sentarte en la terraza que hay, y poder tomarte una cervecita (Bucanero) o comer algo, o simplemente para descansar, es la plaza ideal. vNo es muy grande y esta rodeada de edificios de estilo Barroco Cubano y datan todos los edificios del siglo XVIII.

Excelente Jorge

Barroco Cubano
La Catedral de La Habana es el mayor exponente del estilo desarrollado en Cuba en el siglo XVIII, el "Barroco Cubano". La concavidad de su fachada, que es una de las más importantes de la arquitectura cubana, la forma de la cornisa intermedia, así como los espirales laterales y el remate superior, son detalles que que magnifican los elementos habituales dentro del estilo que no permiten dudar de su clasficación. Su contrucción fue impulsada por la Compañía de Jesús, pero las obras fueron paralizadas al ser expulsada esta de los dominios españoles en el año 1767. Las obras se reanudaron poco después con la intención de trasladar a ella la Parroquial Mayor de la Villa, siendo terminada hacia el 1777, e investida con el rango de Catedral diez años despuéz. A pesar de las modificaciones a su interior, se ha conservado la distribución de planta en cruz con 3 naves, capillas laterales y una cúpula sobre el crucero.

Muy Bueno Luis Angel

edificacion barroca
La Catedral de La Habana fue levantada sobre la ermita a partir de 1748 por orden del obispo salmantino Felipe Jose de Res Palacios. Se trata de una de las mas bellas y sobrias iglesias del barroco americano, obra de la Compañia de Jesus

Cuba Tech Travel - Informacion General sobre Cuba. En esta Seccion podras encontrar informacion sobre Poblados, Pueblos, Caserios, Ciudades, Municipios, Provincias y todos los lugars del Cuba - 535 2730862

Todos los lugares estan señalados con sus coordenas geograficas para su mejores localizacion en la Isla. Sitos, Lugares, Mas