Cuba Tech Travel le da la bienvenida a la web de Cuba con mayores productos.
CUBATECHTRAVEL
ES
USD
EUR

Lugares de Interes Cemeterio de Colon, La Habana. Cuba

  • Estrellas basadas en 5 opiniones
  • Zapata Calzada, esq. 12, Vedado. Havana City
  • Destino: La Habana
  • Abierto: Daily
  • Teléfono:
  • add_photo

Esta necrópolis de 56 hectáreas es uno de los más valiosos tesoros funerarios del mundo. Verdadero jardín con palmeras, flamboyanes y árboles tropicales. Su grandeza artística se abre con una portada de Calixto de Loyra, decorada en mármol por Villalta. Entre sus tumbas y panteones, barrocos, neoclásicos, modernistas o art decó, destacan el mausoleo de los Bomberos Muertos, el de los Ocho Estudiantes, el de los abakuás, la capilla de Steinart, la de Constante Ribalaigua (coctelero de Floridita), la llamada "Tumba del Amor", la del ajedrecista Capablanca, la de "la ficha de dominó", la cripta egipcia, la galería de Tobías, el panteón de Aguilera con esculturas de Rita Longa, el de Falla-Bonet con obras de Benlliure, o los de algunos pueblos de España. Mención especial merece el sepulcro más visitado y venerado: "La Milagrosa", cuya leyenda es célebre y del que se debe salir caminando hacia atrás. También, el de Tá José, espíritu de un esclavo africano que se encarnaba en Leocadia Pérez (que es quien yace tras la losa), reverenciado por espiritistas y santeros.

Mapa de Cemeterio de Colon

Cemeterio de Colon se encuentra ubicada en La Habana

La capital cubana es, sin dudas, el destino turístico por excelencia de la mayor de las Antillas. Y dentro de ésta su centro histórico "declarado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad en 1982" resulta un punto de obligada referencia para cuanto visitante llega a esta urbe, durante siglos considerada la llave del Golfo de México.

Al lejano noviembre de 1519 se remonta la fundación, en su emplazamiento definitivo junto al canal de entrada de una bien protegida bahía, de la villa de San Cristóbal de La Habana, convertida con el tiempo en punto de encuentro de las flotas españolas que trasladaban a la metrópolis las riquezas extraídas de sus dominios en el llamado Nuevo Mundo, y eje fundamental en el comercio y las comunicaciones entre éste y el Viejo Continente.

Semejantes ventajas, derivadas esencialmente de su estratégica posición geográfica, incidieron también de manera directa sobre el ulterior desarrollo de la próspera villa, que comenzó a crecer al amparo de un sistema defensivo sin par en la América hispana y rodeada por una muralla cuya construcción (iniciada en la segunda mitad del siglo XVII y concluida más de 100 años después) se consideró desde su inicio ineficaz y costosa.

El Templete, un pequeño edificio neoclásico inaugurado en 1828, es el sitio donde cada 16 de noviembre los habaneros festejan la celebración de la primera misa y el primer cabildo de San Cristóbal de La Habana, y el punto a partir del cual se inician –por lo general– los recorridos turísticos por el núcleo original de la capital cubana.

A escasos pasos de allí se encuentran la Plaza de Armas, en torno a la cual se levantan el imponente Castillo de la Real Fuerza (1577) –donde hoy se exhibe la colección de cerámica artística más importante de la Isla y sobre cuya torre se erige La Giraldilla, una artística veleta símbolo de la ciudad– y los Palacios de los Capitanes Generales (Museo de la Ciudad) y del Segundo Cabo.

Otras tres plazas y sus edificaciones colindantes despiertan invariablemente el interés de sus visitantes: la Plaza de la Catedral, rodeada por opulentas mansiones; la recién restaurada Plaza Vieja, donde sobresale la casa de los Condes de San Juan de Jaruco; y la Plaza de San Franciso de Asís, aledaña a la iglesia y el convento de igual nombre, en uno de cuyos claustros se encuentra el Museo de Arte Sacro.

Mas caminar por las calles de la Habana Vieja, muchas de éstas aún adoquinadas, representa también la posibilidad de acercarse a más de una docena de museos y estudios-galerías de afamados artistas plásticos cubanos y latinoamericanos; visitar las casas de Benito Juárez, de Asia, Africa, Puerto Rico, de los Árabes (allí se encuentra la única sala para las plegarias musulmanas existente en Cuba) y de Simón Bolívar.

Resulta asimismo interesante visitar la maqueta de esta municipalidad; transitar por la Alameda de Paula, un hermoso paseo construido en la segunda mitad del siglo XVIII; o cruzar la bahía para llegar hasta los ultramarinos poblados de Casablanca, donde se erige el Cristo de La Habana, y Regla, donde se encuentra el Santuario de Nuestra Señora de la Virgen de Regla, protectora de marinos y pescadores y patrona de la Bahía de La Habana.

El parque histórico-militar Morro-Cabaña lo conforman dos reductos de la magnitud del Castillo de los Tres Reyes del Morro (1630) y la fortaleza de San Carlos de la Cabaña (1774), catalogada en su momento como la obra cumbre del sistema defensivo abaluartado. Precisamente desde esta última fortificación se dispara cada noche, a las nueve en punto, un cañonazo de salva que en llamativa ceremonia rememora los tiempos cuando sendos fogonazos (en horas de la madrugada y al anochecer) constituían la señal convenida para abrir o cerrar las murallas de la ciudad y para colocar o retirar la enorme cadena flotante de madera y bronce que daba acceso al puerto de la villa.

Descubrir la llamada Habana extramuros, sin embargo, resulta tan apasionante como desandar las estrechas calles de la vieja ciudad. La Habana fue creciendo bajo el influjo de las más disímiles corrientes constructivas del orbe y en sus terrenos encontraron espacio el renacentismo, el mudéjar, el barroco y el barroco cubano, el neoclasicismo, el eclecticismo, el art nouveau, el art decó y el pragmatismo.

Así, al otro lado de la inútil muralla aparecieron sitios emblemáticos como el Paseo del Prado, el Gran Teatro de La Habana y el Capitolio, uno de los más espléndidos edificios de la capital y en cuyo interior se encuentra la Estatua de la República, la tercera más alta del mundo bajo techo y a cuyos pies se encontraba el diamante que marcaba el kilómetro cero de la Carretera Central.

Nacieron también el afamado malecón habanero, de unos 12 kilómetros de longitud y considerada la imagen más característica de la ciudad, que enlaza al centro tradicional con la populosa barriada de El Vedado, desde cuyo corazón, La Rampa –zona de magnífica urbanización y arquitectura– puede accederse fácilmente a otros sitios de interés turístico como la bicentenaria Universidad de La Habana, la Plaza de la Revolución y el Memorial José Martí (el más alto mirador de la ciudad, con 138,5 metros de altura sobre el nivel del mar), o la Necrópolis de Colón considerado entre los más importantes del planeta por sus múltiples valores artísticos.

Hacia ambos lados del centro de la urbe existen asimismo puntos de notable interés. En dirección oeste, la Quinta Avenida conduce a la barriada residencial de Miramar, que actúa como órbita del mundo empresarial y de negocios y donde es posible visitar una impresionante Maqueta de la Ciudad. El Palacio de Convenciones, el recinto ferial Pabexpo y el exclusivo Club Habana anteceden a la comunidad turística Marina Hemingway, un lugar apropiado para bucear, practicar la pesca de altura, participar en un seafari a las barreras coralinas, o navegar en un confortable yate acondicionado para la vida a bordo.

Hacia el este de la ciudad y después de atravesar el Túnel de la Bahía, se llega al poblado de pescadores de Cojímar –de peculiar belleza y colorido– que invita a rememorar la prolongada estancia en Cuba del Premio Nobel de Literatura Ernest Hemingway, quien encontró precisamente allí muchos de los escenarios y personajes de sus obras.

Más de 15 kilómetros de franja costera, arenas finas y aguas azules y transparentes se extienden entre Bacuranao y Guanabo conformando un circuito náutico que los habaneros identifican sencillamente como las playas del este, y en el cual suelen destacar por sus atributos naturales a Santa María del Mar.

También rumbo al este de la capital, a sólo 15 kilómetros del centro, un pequeño pueblo fundado en 1733 a partir de la existencia de aguas minero-medicinales invita a conocer sus valores históricos, arquitectónicos, culturales y naturales: Santa María del Rosario.

Como toda gran ciudad, La Habana es el corazón de la intensa vida política, científica y cultural de la nación. Decenas de museos, salas de teatro y de conciertos, galerías de arte e instituciones culturales tienen su asiento en la ciudad y algunas como el Ballet Nacional de Cuba, la Casa de las Américas, la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano, o el Conjunto Folklórico Nacional gozan de enorme prestigio internacional.

Y, por supuesto, es también una urbe donde el buen comer y la diversión tienen un importante espacio en sitios tan conocidos como La Bodeguita del Medio, el Floridita, o el cabaret Tropicana, o en otros menos mencionados, pero que tienen ya un espacio reservado en la preferencia de los millares de turistas que cada año recorren la capital cubana. 

Opiniones
  • 100 % de personas disfruta esto
  • Excelente
  • Muy Bueno
  • Promedio
  • Pobre
  • Terrible
Opinion sobre Lugares de Interes: Cemeterio de Colon
Excelente Carmen Delia

Precioso Lugar
El Cementerio de Colón es una de las 21 necrópolis existentes en la ciudad de La Habana, Cuba. Esta necrópolis está declarada Monumento Nacional de Cuba. Con sus 57 hectáreas, es el cementerio más importante del país. Posee un gran número de obras escultóricas y arquitectónicas, razón por la cual muchos especialistas lo sitúan como tercero de importancia mundial, precedido solamente por el de Staglieno en Génova, Italia y el de Montjuic en Barcelona, España. La mayor necrópolis de América, una de las más valiosas a nivel cultural debido a la riqueza de sus esculturas y formas arquitectónicas, y aunque en las últimas décadas se han metido ladrones y usurpadores a hacer lo suyo sigue siendo un sitio que merece la pena conocer. Bien, este festín de arte comienza apenas nos detenemos a las puertas del cementerio: allí hay un monumento de mármol de Carrara de 34 metros de largo y 21 de alto donde vemos representadas las virtudes teologales de la caridad, la fe y la esperanza.

Excelente dagmara

tesoro entre cruces y marmoles
Curiosa es la relación de contrastes que se establece entre la intersección de las calles 23 y 12, una de las más bulliciosas arterias de la ciudad de La Habana, y el silencioso recogimiento que existe a poco mas de un centenar de metros de allí, donde abre su imponente portada la Necrópolis Cristóbal Colón. En los 560 mil m2 que tiene de superficie hay una exclusiva variedad de exponentes escultóricos y arquitectónicos erigidos durante mas de un siglo, con una asombrosa diversidad de estilos. Considerado por su extensión como el mayor del mundo; en el cementerio de Colón encontramos la evocación del esplendor románico-bizantino, la magnificencia de columnas y capiteles del griego; la robusta solidez e intimidad de las pirámides y la beligerancia hermética de los castillos medievales. Compiten con el ornamentalismo del gótico la confusión de formas del eclecticismo, la naturalidad del neoclásico y la estilizaron del modernismo, todo en una abrumadora anarquía donde las fastuosas imágenes labradas en los ricos mármoles de Carrara, le ceden espacio al humilde epitafio manuscrito sobre un pedazo de losa cualquiera por algún inconsolable doliente... Algunos investigadores afirman que en este singular museo a cielo abierto se guardan riquezas que rondan los mil millones de dólares en su cotización actual, pero ya sean unas u otras las referencias valorativas, deberán estar muy por encima de la neta apreciación material de sus mármoles, herrerías y cristales policromados. El profundo contenido histórico, social y cultural que sus obras encierran, hacen imposible cualquier intento de ponerles precio. Declarado Monumento Nacional, con todas las ventajas que tal condición representa en el fomento de los trabajos de preservación y estudio, la Necrópolis Cristóbal Colón se beneficia con una política de permanente investigación de sus valores, que ha dado lugar al descubrimiento de apasionantes eslabones de nuestra historia que se creían perdidos.

Excelente karla

leyenda de la milagrosa
Entre anécdotas de muertes, esperanzas fallidas y resignación, en la Necrópolis habanera de Colón destaca por sus cantos de amor y esperanza la leyenda de La Milagrosa, que tuvo su origen a inicios de siglo. Para los visitantes que acuden cada día al famoso monumento arquitectónico dedicado a los muertos por los vivos resulta de interés una pequeña tumba cubierta siempre de flores frescas, atendida con cariño y respeto por numerosas personas. El sepulcro, ubicado a escasa distancia de la Capilla Central de la Necrópolis, pertenece a Amelia Goyri, conocida como La Milagrosa, quien falleciera en la fecha lejana del 3 de mayo de 1903, a la edad de 23 años, como consecuencia de un parto. Cuentan en la historia que la criatura tampoco sobrevivió al nacimiento y ambos, madre e hijo, fueron enterrados en la tumba, la cual era visitada diariamente por el inconsolable viudo, José Vicente Adot y Rabell. Jornada tras jornada, durante años, Adot acudía fielmente a la sepultura de sus seres queridos, cuya muerte nunca aceptó al considerar que Amelia solo estaba dormida, por lo cual la despertaba con tres toques en una especie de señal secreta de complicidad entre esposos. Al llegar la fecha de la exhumación de los restos, se pudo comprobar que los cuerpos estaban intactos y en un símbolo de amor maternal, Amelia estrechaba a la criatura entre sus brazos, por lo cual se tapió nuevamente la bóveda y se conservó intocable hasta nuestros días. La leyenda de La Milagrosa sirvió de inspiración al escultor cubano José Vilalta Saavedra, quien en 1914 realizó una obra en tamaño natural con el hermoso mármol de Carrara como materia prima, donde representó la figura de una mujer joven cuya vista se dirige hacia lo alto en señal de fé. El brazo izquierdo de la estatua rodea a un recién nacido y el derecho se apoya en una cruz latina, considerada símbolo del sacrificio. Al divulgarse como el viento la historia de La Milagrosa, los habaneros convirtieron el lugar de descanso de Amelia en un sitio donde acudir a pedir protección para sus niños, por un parto sin complicaciones o incluso en busca de un vástago para aquellas parejas sin posibilidades biológicas de concebir, costumbre que llegó hasta nuestros días. La impresionante figura en mármol de La Milagrosa se complementa con numerosas capillas-panteones erigidas en el territorio del cementerio durante años, como una especie de templo para resguardar las sepulturas. Precisamente esas obras constituyen una de las características más notables del camposanto, ejecutadas en los variados estilos arquitectónicos y materiales, de acuerdo con la fecha de construcción y la posición económica del fallecido. Unos 400 sitios de esas condiciones se localizan distribuidos entre las diferentes partes del cementerio, muchos de ellos dedicados no sólo a personalidades individuales, sino a sociedades de beneficencia o instituciones, como es el caso del panteón de las fuerzas armadas. En una extensa área donde contrasta el verde de la vegetación con el blanco frío del mármol, los recuerdos perduran en la eternidad y envuelven a aquellos que se aventuran a conocer esa parte de la historia de La Habana, contada en el silencio de sus muertos

Excelente zoe

cementero de colon
Regarded as an outdoor museum. An exquisite display of sculptures, monuments and arquitecture. Outstanding figures from Cuban culture, history and society , such as Jose Lezama Lima, Julian del Casals and Alejo Carpentier are buried there. One of the most important cemeteries in the world for its architectonic and ornamental values, Noda This Natural Sciences Museum sits in the ancient Guach Palace, an eclectic construction that exhibits significant exponents of Pinar del Río's fauna as well as some species from other latitudes. Some fossil remains of Pinar's primitive fauna that can be found at this museum are, among others, the plesiosaur: a huge sea animal from the Pleistocene that lived in large parts of western Cuba, including the famous Viñales Valley, which was underwater millions of years ago; the ammonites: cephalopod mollusks; and the megalocnus rodens, a mammal with the appearance of a big mouse. The trigonias, considered the oldest fossils in Cuba, are also exhibited at the museum. At the main court yard, it exhibits sculptures of reptiles, mammals and prehistoric birds on their natural size, as well as a mural on bas-relief that represents the evolution of the vegetal and animal kingdoms. This institution works hard through groups of friends of nature to promote the knowledge and conservation of our natural heritage.

Excelente Juan Alvarez

uno de los mas interesantes
Es uno de los cementerios mas lujosos del mundo, otro esta en Génova y otro en Paris. Por la gran cantidad de monumentos de escultores nacionales y extranjeros de disímiles manifestaciones arquitectónicas y estilos, el cementerio Colón de La Habana resulta de gran significación y es además fuente de atracción para aquellos que visitan la capital cubana y se sienten cautivados por apreciar el arte funerario en nuestro país. Es el mayor de Cuba y uno de los más grandes de América Latina. Constituye una verdadera necrópolis y su estructura es rectangular en forma de campamento romano. Está compuesto por una retícula de calles, manzanas y lotes. Resalta la grandiosidad de su portada que está rematada por un conjunto escultórico que simboliza las tres virtudes teologales: la Fe, la Esperanza y la Caridad. Este conjunto escultórico fue obra del escultor cubano José Villalta de Saavedra, autor también de otros monumentos importantes en este cementerio, como el erigido en homenaje a los ocho estudiantes de medicina fusilados por los españoles en 1871, y el de la figura de la madre con su niño en brazos, identificado como La Milagrosa. La historia de este cementerio habanero data de 1854 cuando el gobernador Marqués de la Pezuela proyectó la construcción de una nueva necrópolis en La Habana, pero no pudo llevar a cabo entonces dicha idea. Cuatro años después, en 1858, el ayuntamiento habanero nombró una comisión para determinar la elección de un terreno adecuado para la construcción del nuevo cementerio. Inicialmente fue escogido un cuadrilátero en la falda oeste del Castillo del Príncipe, pero esto resultó impugnado por las autoridades militares y también por el Obispo. Este último alegó que no era el Ayuntamiento, sino el obispado quién tenía el derecho a construir el cementerio. En definitiva, el consejo superior de administración y el Gobierno de Madrid aceptaron los argumentos del obispo teniendo en cuenta el carácter religioso de los cementerios en aquellos instantes. Fue entonces autorizado por Real Decreto el 28 de julio de 1866 la construcción del cementerio con la observación de que se pusiese el Obispo de acuerdo en la selección del terreno con las autoridades locales. Finalmente, el 30 de octubre de 1871 se colocó la primera piedra y las obras concluyeron casi quince años después, es decir, el dos de julio de 1886. El arquitecto de este cementerio fue el español Calixto de Loira, quién también proyectó el primer panteón construido en este sitio, la Galería de Tobías. Al propio arquitecto constructor le cupo la triste suerte de que su cadáver fuese uno de los primeros en ser enterrado allí el 29 de septiembre de 1872, es decir poco tiempo después de haberse iniciado las obras. Es Patrimonio Nacional y Monumento Nacional, y su primera moradora, antes incluso que el arquitecto, fue una esclava de origen africano en 1871. Hay una tumba, La Milagrosa, a la que acuden cada día mucha gente, es un mito, una leyenda viva, siempre esta llena de flores diversas... muchas madres o en espera de bebes van allá siempre.

Cuba Tech Travel - Informacion General sobre Cuba. En esta Seccion podras encontrar informacion sobre Poblados, Pueblos, Caserios, Ciudades, Municipios, Provincias y todos los lugars del Cuba - 535 2730862

Todos los lugares estan señalados con sus coordenas geograficas para su mejores localizacion en la Isla. Sitos, Lugares, Mas