Cuba Tech Travel le da la bienvenida a la web de Cuba con mayores productos.
CUBATECHTRAVEL
ES
USD
EUR

Paisajes Malecon Habanero, La Habana. Cuba

  • Estrellas basadas en 13 opiniones
  • Malecon Avenue, Havana City
  • Destino: La Habana
  • Abierto: Daily
  • Teléfono:
  • add_photo

El Malecón de la Habana es un rincón de más de ocho kilómetros que bordea la costa del norte de esta ciudad cubana. Permite un paseo, al lado del océano, desde la Habana Vieja hasta la desembocadura del río Almendrales. Es visita imprescindible de turistas, pero también de las habaneras y habaneros, configurando así un flujo constante de personas, eso sí, al más puro ritmo paulatino cubano. Recorrer a pie el trecho que comprende el malecón te ofrece una particular vista de esa parte de la isla. Al otro lado de la avenida de seis carriles, por la que discurren los más diversos medios de transporte (desde taxi-bicicletas hasta coches soviéticos, coco-taxis y carros de caballos) se encuentran majestuosos edificios de la época prerrevolucionaria con el estilo decadente que impregna toda la isla, y, en especial la Habana. El Malecón, por otro lado, se cierra al mar con un muro que bloquea el oleaje, aunque en pocas ocasiones no puede contenerlo, y las olas rompen y desbordan tal muro mojando eventualmente a personas transeúntes despistadas (generalmente nos mojamos las y los turistas).

Mapa de Malecon Habanero

Malecon Habanero se encuentra ubicada en La Habana

La capital cubana es, sin dudas, el destino turístico por excelencia de la mayor de las Antillas. Y dentro de ésta su centro histórico "declarado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad en 1982" resulta un punto de obligada referencia para cuanto visitante llega a esta urbe, durante siglos considerada la llave del Golfo de México.

Al lejano noviembre de 1519 se remonta la fundación, en su emplazamiento definitivo junto al canal de entrada de una bien protegida bahía, de la villa de San Cristóbal de La Habana, convertida con el tiempo en punto de encuentro de las flotas españolas que trasladaban a la metrópolis las riquezas extraídas de sus dominios en el llamado Nuevo Mundo, y eje fundamental en el comercio y las comunicaciones entre éste y el Viejo Continente.

Semejantes ventajas, derivadas esencialmente de su estratégica posición geográfica, incidieron también de manera directa sobre el ulterior desarrollo de la próspera villa, que comenzó a crecer al amparo de un sistema defensivo sin par en la América hispana y rodeada por una muralla cuya construcción (iniciada en la segunda mitad del siglo XVII y concluida más de 100 años después) se consideró desde su inicio ineficaz y costosa.

El Templete, un pequeño edificio neoclásico inaugurado en 1828, es el sitio donde cada 16 de noviembre los habaneros festejan la celebración de la primera misa y el primer cabildo de San Cristóbal de La Habana, y el punto a partir del cual se inician –por lo general– los recorridos turísticos por el núcleo original de la capital cubana.

A escasos pasos de allí se encuentran la Plaza de Armas, en torno a la cual se levantan el imponente Castillo de la Real Fuerza (1577) –donde hoy se exhibe la colección de cerámica artística más importante de la Isla y sobre cuya torre se erige La Giraldilla, una artística veleta símbolo de la ciudad– y los Palacios de los Capitanes Generales (Museo de la Ciudad) y del Segundo Cabo.

Otras tres plazas y sus edificaciones colindantes despiertan invariablemente el interés de sus visitantes: la Plaza de la Catedral, rodeada por opulentas mansiones; la recién restaurada Plaza Vieja, donde sobresale la casa de los Condes de San Juan de Jaruco; y la Plaza de San Franciso de Asís, aledaña a la iglesia y el convento de igual nombre, en uno de cuyos claustros se encuentra el Museo de Arte Sacro.

Mas caminar por las calles de la Habana Vieja, muchas de éstas aún adoquinadas, representa también la posibilidad de acercarse a más de una docena de museos y estudios-galerías de afamados artistas plásticos cubanos y latinoamericanos; visitar las casas de Benito Juárez, de Asia, Africa, Puerto Rico, de los Árabes (allí se encuentra la única sala para las plegarias musulmanas existente en Cuba) y de Simón Bolívar.

Resulta asimismo interesante visitar la maqueta de esta municipalidad; transitar por la Alameda de Paula, un hermoso paseo construido en la segunda mitad del siglo XVIII; o cruzar la bahía para llegar hasta los ultramarinos poblados de Casablanca, donde se erige el Cristo de La Habana, y Regla, donde se encuentra el Santuario de Nuestra Señora de la Virgen de Regla, protectora de marinos y pescadores y patrona de la Bahía de La Habana.

El parque histórico-militar Morro-Cabaña lo conforman dos reductos de la magnitud del Castillo de los Tres Reyes del Morro (1630) y la fortaleza de San Carlos de la Cabaña (1774), catalogada en su momento como la obra cumbre del sistema defensivo abaluartado. Precisamente desde esta última fortificación se dispara cada noche, a las nueve en punto, un cañonazo de salva que en llamativa ceremonia rememora los tiempos cuando sendos fogonazos (en horas de la madrugada y al anochecer) constituían la señal convenida para abrir o cerrar las murallas de la ciudad y para colocar o retirar la enorme cadena flotante de madera y bronce que daba acceso al puerto de la villa.

Descubrir la llamada Habana extramuros, sin embargo, resulta tan apasionante como desandar las estrechas calles de la vieja ciudad. La Habana fue creciendo bajo el influjo de las más disímiles corrientes constructivas del orbe y en sus terrenos encontraron espacio el renacentismo, el mudéjar, el barroco y el barroco cubano, el neoclasicismo, el eclecticismo, el art nouveau, el art decó y el pragmatismo.

Así, al otro lado de la inútil muralla aparecieron sitios emblemáticos como el Paseo del Prado, el Gran Teatro de La Habana y el Capitolio, uno de los más espléndidos edificios de la capital y en cuyo interior se encuentra la Estatua de la República, la tercera más alta del mundo bajo techo y a cuyos pies se encontraba el diamante que marcaba el kilómetro cero de la Carretera Central.

Nacieron también el afamado malecón habanero, de unos 12 kilómetros de longitud y considerada la imagen más característica de la ciudad, que enlaza al centro tradicional con la populosa barriada de El Vedado, desde cuyo corazón, La Rampa –zona de magnífica urbanización y arquitectura– puede accederse fácilmente a otros sitios de interés turístico como la bicentenaria Universidad de La Habana, la Plaza de la Revolución y el Memorial José Martí (el más alto mirador de la ciudad, con 138,5 metros de altura sobre el nivel del mar), o la Necrópolis de Colón considerado entre los más importantes del planeta por sus múltiples valores artísticos.

Hacia ambos lados del centro de la urbe existen asimismo puntos de notable interés. En dirección oeste, la Quinta Avenida conduce a la barriada residencial de Miramar, que actúa como órbita del mundo empresarial y de negocios y donde es posible visitar una impresionante Maqueta de la Ciudad. El Palacio de Convenciones, el recinto ferial Pabexpo y el exclusivo Club Habana anteceden a la comunidad turística Marina Hemingway, un lugar apropiado para bucear, practicar la pesca de altura, participar en un seafari a las barreras coralinas, o navegar en un confortable yate acondicionado para la vida a bordo.

Hacia el este de la ciudad y después de atravesar el Túnel de la Bahía, se llega al poblado de pescadores de Cojímar –de peculiar belleza y colorido– que invita a rememorar la prolongada estancia en Cuba del Premio Nobel de Literatura Ernest Hemingway, quien encontró precisamente allí muchos de los escenarios y personajes de sus obras.

Más de 15 kilómetros de franja costera, arenas finas y aguas azules y transparentes se extienden entre Bacuranao y Guanabo conformando un circuito náutico que los habaneros identifican sencillamente como las playas del este, y en el cual suelen destacar por sus atributos naturales a Santa María del Mar.

También rumbo al este de la capital, a sólo 15 kilómetros del centro, un pequeño pueblo fundado en 1733 a partir de la existencia de aguas minero-medicinales invita a conocer sus valores históricos, arquitectónicos, culturales y naturales: Santa María del Rosario.

Como toda gran ciudad, La Habana es el corazón de la intensa vida política, científica y cultural de la nación. Decenas de museos, salas de teatro y de conciertos, galerías de arte e instituciones culturales tienen su asiento en la ciudad y algunas como el Ballet Nacional de Cuba, la Casa de las Américas, la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano, o el Conjunto Folklórico Nacional gozan de enorme prestigio internacional.

Y, por supuesto, es también una urbe donde el buen comer y la diversión tienen un importante espacio en sitios tan conocidos como La Bodeguita del Medio, el Floridita, o el cabaret Tropicana, o en otros menos mencionados, pero que tienen ya un espacio reservado en la preferencia de los millares de turistas que cada año recorren la capital cubana. 

Opiniones
  • 100 % de personas disfruta esto
  • Excelente
  • Muy Bueno
  • Promedio
  • Pobre
  • Terrible
Opinion sobre Paisajes: Malecon Habanero
Excelente Banchy

Malecon
El Malecón habanero se encuentra en La Habana, capital de la Républica de Cuba, comprende una amplia avenida de seis carriles y un larguísimo muro que se extiende sobre toda la costa norte de la capital cubana a lo largo de ocho kilómetros. El comienzo de su construcción se remonta a los inicios mismos del siglo XX, en 1901 durante el gobierno provisional norteamericano en la isla. Su construcción se fue realizando por etapas sucesivas y duro cerca de cincuenta años, El primer trayecto 1901-1902 abarcó desde el paseo del Prado hasta la Calle Crespo. El segundo tramo 1902-1921 y se extendía hasta el Monumento al Maine. El tercer tramo que duro hasta los años 30 terminaba en la avenida de Los Presidentes, y el cuarto tramo y final 1948 – 1952 culminaba el malecón en la desembocadura del río Almendares. Importantes monumentos se alzan a lo largo de la avenida, como el del Generalísimo Máximo Gómez, el del mayor general Antonio Maceo y el del General Calixto García, además que importantes avenidas de la capital terminan desembocando en el malecón como la calle 23, la avenida de los Presidentes y la avenida Paseo. Otros edificios y monumentos representativos de la capital también bordean todo lo largo de la avenida malecón, como el Castillo de la Real Fuerza de La Habana, el Castillo de San Salvador de la Punta, el Torreón de San Lázaro, la entrada al Túnel de La Habana, el Hotel Nacional, la embajada Suiza sede de la Oficina de Intereses Estadounidense en La Habana, y el Torreón de la Chorrera. Siete mil metros de un ancho muro de concreto convierten al malecón habanero en el lugar de encuentro más visitado de la capital cubana

Excelente Sorelys casas

Coco Taxis por el Malecon
No caben dudas de que, para conocer un destino en profundidad sin perderse ningún rincón o costumbre, ir a pie es lo aconsejable. Pero, si de Cuba se trata, el coco taxi es una divertida y pintoresca posibilidad. Lejos de los taxis corrientes, estos originales vehículos pueden apreciarse recorriendo, por ejemplo,La Habana y llevando a los turistas que disfrutan de ese tipo de paseos con la brisa rozando su piel.Se trata básicamente de una motocicleta (o triciclo) cubierta por una carrocería redondeada que, muchos dicen, le da forma de coco y de allí su nombre.Una media carcasa que deja al descubierta el frente del taxi.

Excelente Jou

Malecon Habanero
Centro estrategico de La Habana, el Malecon es un punto de orientacion ideal. Flanquea todo el barrio del Vedado y del Centro hasta la Habana Vieja. El Malecon tiene 5 km de longitud, del Castillo de la Punta a la Chorrera. Es muy agradable "hacer" el Malecon en coche descapotable, a muy poca velocidad, sobre todo al caer la tarde, cuando el sol se zambulle en el mar. La avenida seria sin duda la mas hermosa del mundo si las casas no se hubieran descuidado durante mas de treinta años. La Unesco ha iniciado la renovacion de las primeras casas con columnas, del lado del Castillo de la Punta. Siguiendo el Malecon de Este a Oeste se pasa, sucesivamente, ante el hospital Hermanos Ameijeiras, el mas moderno de la ciudad, el monumento dedicado a Antonio Maceo, la Cascada (comienzo de la Rampa), el monumento dedicado a las memorias de las victimas de la explosion del acorazado Maine (que inicio la guerra de los Estados Unidos contra España en 1898) luego se impone el hermoso aspecto del Hotel Nacional, el mas hermoso de La Habana y, mas adelante todavia, la estatua ecuestre de Calixto Garcia y los hoteles Cohiba y Riviera, construidos frente a lo que se llama la Fuente. En el extremo del paseo se levanta la Chorrera, pequeña torre ante el mar, en cuyos jardines termina el Malecon.

Promedio Stefi P

“Hermosa costanera ”
A quienes les gusta caminar mucho por el malecom tienen muuuucho trayecto para mover las piernas! No es recomendable cuando el mar esta picado ya que el oleaje sobrepasa la medianera y te moja todo! Desde alli vas viendo los edificios y casas donde viven los cubanos y te das cuenta que sus viviendas se estan cayendo a pedazos y... Más 

Muy Bueno PaoR_enviaje

“Para caminar junto al Mar ”
No es otra cosa que una costanera que recorre un par de kilometros junto al mar. Es recomendado para hacer una linda caminata a la tardecita. Nosotros lo hicimos luego de terminado nuestro tour, para emprender el regreso al hotel.

Muy Bueno Danonio

“Malecón ”
Parar en el malecón, tomar una cerveza y vivir la vida nocturna al estilo cubano es un paseo obligado en la ciudad de La Habana. Un poco desmejorado por el paso de los años, hoy día se encuentran varios edificios en proceso de remodelación.

Muy Bueno kemel

“El malecón es la Habana ”
Este es un lugar donde se mezcla el verdadero ambiente habanero y se puede conocer al cubano urbano en esencia. Todos -o la mayoría al menos- van a conversar, compartir y disfrutar por lo que si uno es ávido a ello, sacará del malecón una buena experiencia.

Muy Bueno constanza T

“Malecon ”
Es bonito, cuando fuimos había varias zonas que se están restaurando asi que supongo se vera mejor. Muy lindo para ir a caminar.

Muy Bueno amalitol

“Muy divertido ”
Si quieres sentir la brisa del mar y ver La Habana nocturna desde su mejor lugar no se debe dejar de ir al malecón. Buen lugar para un encuentro casual. Recomendado

Excelente Julieta1402

“El malecón de los habaneros ”
Hermoso lugar para caminar durante el día y la noche. De noche salen todos los cubanos a tomar aire fresco y se sientan ahí a charlar y escuchar música. Es muy tranquilo para los turistas caminar ahí, es seguro. Es conveniente, a mi modo de ver, que para dirigirse a los distintos lugares se camine por el malecón en vez... Más 

Excelente 01alejandro_b

“verdadera Cuba ”
Excelente ambiente . lleva un ronsito de cajita que venden por ahi sientate y disfruta la autentica Cuba. puedes ir de dia o noche pero yo prefiero y se pasa mejor de noche

Excelente Apavarin

“Una caminata... ”
Sea de dia o bien a la luz de la luna, este lugar es ideal para dejar volar tu imaginación, y recoger mucho piropos....

Excelente paulinasotomayor

“NETAMENTE CUBANO ”
El famoso malecón, une las costumbres modernas y los ritos afro cubanos, pude observar a muchos ciudadanos realizar sus ancestrales ritos para espantar demonios, para atraer suerte, para la fertilidad, etc. Es fuerte observar el sacrificio de animales !!!

Cuba Tech Travel - Informacion General sobre Cuba. En esta Seccion podras encontrar informacion sobre Poblados, Pueblos, Caserios, Ciudades, Municipios, Provincias y todos los lugars del Cuba - 535 2730862

Todos los lugares estan señalados con sus coordenas geograficas para su mejores localizacion en la Isla. Sitos, Lugares, Mas