Cuba Tech Travel le da la bienvenida a la web de Cuba con mayores productos.
CUBATECHTRAVEL
ES
USD
EUR

El Templete, La Habana. Cuba

  • Estrellas basadas en 18 opiniones
  • Armas Square, Havana City. Cuba
  • Destino: La Habana
  • Abierto: Daily
  • Teléfono:
  • add_photo

Visite el sitio donde se ofició la primera misa y la primera reunión del concejo municipal, en esta capilla neoclásica situada en la Plaza de Armas. El 16 de noviembre de cada año, la gente del lugar se reúne aquí para conmemorar el aniversario de estas ocasiones trascendentales.

En 1827 el Gobernador Francisco Dionisio Vives propugnó la construcción de un monumento conmemorativo a la celebración de la primera misa en La Habana, de calidad tal que se pudiera ofrecer como homenaje a la Reina Doña Josefa Amelia de Sajonia en su próximo cumpleaños. Fue erigido en el lado este de la Plaza de Armas, frente al Palacio de Gobierno, donde según la tradición se había celebrado la misa bajo una frondosa ceiba.

Su construcción se encargó al coronel de ingenieros Antonio María de la Torre, quien proyectó un pequeño templo de antiguo estilo dórico, con la licencia de tener dobles columnas en los extremos.El interior,con poca profundidad, se decoró con tres murales del pintor francés Vermay, uno con la primera misa, otro con el primer Cabildo y en el del centro aparecen las autoridades y personalidades que asistieron a la inauguración. 

Mapa de El Templete

El Templete se encuentra ubicada en La Habana

La capital cubana es, sin dudas, el destino turístico por excelencia de la mayor de las Antillas. Y dentro de ésta su centro histórico "declarado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad en 1982" resulta un punto de obligada referencia para cuanto visitante llega a esta urbe, durante siglos considerada la llave del Golfo de México.

Al lejano noviembre de 1519 se remonta la fundación, en su emplazamiento definitivo junto al canal de entrada de una bien protegida bahía, de la villa de San Cristóbal de La Habana, convertida con el tiempo en punto de encuentro de las flotas españolas que trasladaban a la metrópolis las riquezas extraídas de sus dominios en el llamado Nuevo Mundo, y eje fundamental en el comercio y las comunicaciones entre éste y el Viejo Continente.

Semejantes ventajas, derivadas esencialmente de su estratégica posición geográfica, incidieron también de manera directa sobre el ulterior desarrollo de la próspera villa, que comenzó a crecer al amparo de un sistema defensivo sin par en la América hispana y rodeada por una muralla cuya construcción (iniciada en la segunda mitad del siglo XVII y concluida más de 100 años después) se consideró desde su inicio ineficaz y costosa.

El Templete, un pequeño edificio neoclásico inaugurado en 1828, es el sitio donde cada 16 de noviembre los habaneros festejan la celebración de la primera misa y el primer cabildo de San Cristóbal de La Habana, y el punto a partir del cual se inician –por lo general– los recorridos turísticos por el núcleo original de la capital cubana.

A escasos pasos de allí se encuentran la Plaza de Armas, en torno a la cual se levantan el imponente Castillo de la Real Fuerza (1577) –donde hoy se exhibe la colección de cerámica artística más importante de la Isla y sobre cuya torre se erige La Giraldilla, una artística veleta símbolo de la ciudad– y los Palacios de los Capitanes Generales (Museo de la Ciudad) y del Segundo Cabo.

Otras tres plazas y sus edificaciones colindantes despiertan invariablemente el interés de sus visitantes: la Plaza de la Catedral, rodeada por opulentas mansiones; la recién restaurada Plaza Vieja, donde sobresale la casa de los Condes de San Juan de Jaruco; y la Plaza de San Franciso de Asís, aledaña a la iglesia y el convento de igual nombre, en uno de cuyos claustros se encuentra el Museo de Arte Sacro.

Mas caminar por las calles de la Habana Vieja, muchas de éstas aún adoquinadas, representa también la posibilidad de acercarse a más de una docena de museos y estudios-galerías de afamados artistas plásticos cubanos y latinoamericanos; visitar las casas de Benito Juárez, de Asia, Africa, Puerto Rico, de los Árabes (allí se encuentra la única sala para las plegarias musulmanas existente en Cuba) y de Simón Bolívar.

Resulta asimismo interesante visitar la maqueta de esta municipalidad; transitar por la Alameda de Paula, un hermoso paseo construido en la segunda mitad del siglo XVIII; o cruzar la bahía para llegar hasta los ultramarinos poblados de Casablanca, donde se erige el Cristo de La Habana, y Regla, donde se encuentra el Santuario de Nuestra Señora de la Virgen de Regla, protectora de marinos y pescadores y patrona de la Bahía de La Habana.

El parque histórico-militar Morro-Cabaña lo conforman dos reductos de la magnitud del Castillo de los Tres Reyes del Morro (1630) y la fortaleza de San Carlos de la Cabaña (1774), catalogada en su momento como la obra cumbre del sistema defensivo abaluartado. Precisamente desde esta última fortificación se dispara cada noche, a las nueve en punto, un cañonazo de salva que en llamativa ceremonia rememora los tiempos cuando sendos fogonazos (en horas de la madrugada y al anochecer) constituían la señal convenida para abrir o cerrar las murallas de la ciudad y para colocar o retirar la enorme cadena flotante de madera y bronce que daba acceso al puerto de la villa.

Descubrir la llamada Habana extramuros, sin embargo, resulta tan apasionante como desandar las estrechas calles de la vieja ciudad. La Habana fue creciendo bajo el influjo de las más disímiles corrientes constructivas del orbe y en sus terrenos encontraron espacio el renacentismo, el mudéjar, el barroco y el barroco cubano, el neoclasicismo, el eclecticismo, el art nouveau, el art decó y el pragmatismo.

Así, al otro lado de la inútil muralla aparecieron sitios emblemáticos como el Paseo del Prado, el Gran Teatro de La Habana y el Capitolio, uno de los más espléndidos edificios de la capital y en cuyo interior se encuentra la Estatua de la República, la tercera más alta del mundo bajo techo y a cuyos pies se encontraba el diamante que marcaba el kilómetro cero de la Carretera Central.

Nacieron también el afamado malecón habanero, de unos 12 kilómetros de longitud y considerada la imagen más característica de la ciudad, que enlaza al centro tradicional con la populosa barriada de El Vedado, desde cuyo corazón, La Rampa –zona de magnífica urbanización y arquitectura– puede accederse fácilmente a otros sitios de interés turístico como la bicentenaria Universidad de La Habana, la Plaza de la Revolución y el Memorial José Martí (el más alto mirador de la ciudad, con 138,5 metros de altura sobre el nivel del mar), o la Necrópolis de Colón considerado entre los más importantes del planeta por sus múltiples valores artísticos.

Hacia ambos lados del centro de la urbe existen asimismo puntos de notable interés. En dirección oeste, la Quinta Avenida conduce a la barriada residencial de Miramar, que actúa como órbita del mundo empresarial y de negocios y donde es posible visitar una impresionante Maqueta de la Ciudad. El Palacio de Convenciones, el recinto ferial Pabexpo y el exclusivo Club Habana anteceden a la comunidad turística Marina Hemingway, un lugar apropiado para bucear, practicar la pesca de altura, participar en un seafari a las barreras coralinas, o navegar en un confortable yate acondicionado para la vida a bordo.

Hacia el este de la ciudad y después de atravesar el Túnel de la Bahía, se llega al poblado de pescadores de Cojímar –de peculiar belleza y colorido– que invita a rememorar la prolongada estancia en Cuba del Premio Nobel de Literatura Ernest Hemingway, quien encontró precisamente allí muchos de los escenarios y personajes de sus obras.

Más de 15 kilómetros de franja costera, arenas finas y aguas azules y transparentes se extienden entre Bacuranao y Guanabo conformando un circuito náutico que los habaneros identifican sencillamente como las playas del este, y en el cual suelen destacar por sus atributos naturales a Santa María del Mar.

También rumbo al este de la capital, a sólo 15 kilómetros del centro, un pequeño pueblo fundado en 1733 a partir de la existencia de aguas minero-medicinales invita a conocer sus valores históricos, arquitectónicos, culturales y naturales: Santa María del Rosario.

Como toda gran ciudad, La Habana es el corazón de la intensa vida política, científica y cultural de la nación. Decenas de museos, salas de teatro y de conciertos, galerías de arte e instituciones culturales tienen su asiento en la ciudad y algunas como el Ballet Nacional de Cuba, la Casa de las Américas, la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano, o el Conjunto Folklórico Nacional gozan de enorme prestigio internacional.

Y, por supuesto, es también una urbe donde el buen comer y la diversión tienen un importante espacio en sitios tan conocidos como La Bodeguita del Medio, el Floridita, o el cabaret Tropicana, o en otros menos mencionados, pero que tienen ya un espacio reservado en la preferencia de los millares de turistas que cada año recorren la capital cubana. 

Opiniones
  • 100 % de personas disfruta esto
  • Excelente
  • Muy Bueno
  • Promedio
  • Pobre
  • Terrible
Opinion sobre Arquitectura: El Templete
Excelente car

el templete
Está ubicado en el lado oriental de la Plaza. A la sombra de una vieja ceiba, -así lo relata la leyenda- celebraron los primeros colonos el 25 de julio, el Día de San Cristóbal, la primera misa y primera asamblea del cabildo. En 1754 se levante una columna por orden del gobernador Francisco Cagigal y de la Vega. Con el busto de Cristóbal Colón delante del zócalo, coronado por una estatua de la virgen del pilar y con dos inscripciones. Solo en 1828 se construye el Templete conforme a los proyectos del arquitecto cubano Antonio María de la Torre y Cárdenas. Se trata de la copia de un modelo griego-dorico y del primer edificio publico de La Habana en el estilo neoclasisista. Adornan el interior tres cuadros del pintor francés Juan Bautista Vermay (discípulo del famoso David Vermay, y director de la Academia de Pintura y Dibujo de San Alejandro, fundada en 1818 en La Habana). El cuadro de la derecha muestra “La primera Misa”. El de la izquierda “El primer Cabildo” El cuadro monumental del centro muestra la inauguración oficial del Templete el día 19 de marzo de 1828 por el obispo Don Juan José Días de Espada y Landa, en presencia del gobernador, los aristócratas u los honorables de la ciudad. Se encuentra en el centro del recinto interior la urna que contiene los restos mortales de Vermay y su esposa

Excelente Karik

Larga Historia
árbol de Ceiba aquí, siempre que muere uno se planta otro para mantener la tradición que existía desde la fundación de l villa, que se dice que los pobladores empezaron a darle vuelta alrededor del árbol, a pedirle milagros a San Cristóbal, el santo patrón de la villa, es el santo de los viajeros, de los caminantes, también le arrancaban pedacitos a la Ceiba, esto ya no se permite hoy porque contribuye a que se seque el árbol. Se iba a la misa, una misa que le decían la misa de los mudos, porque las personas que venían a adorar a la Ceiba, salían de sus casas sin hablar y se mantenían en la misa sin hablar, es por eso que se llamaba asi, la misa de los mudos, venían hasta acá y le hacían la reverencias al árbol, tres vueltas tres deseos, lo tocaban con la mano izquierda y le ponían monedas y regresaban a sus casa asi sin hablar, las muchachas casaderas venían mucho a esa ceremonia, pero los jóvenes a veces la piropeaban a ver si las sacaban de ese mutismo que estaban, para romper el hechizo de la Ceiba y que no pidieran los deseos y que no se dieran, porque ellas le pedían esposo a la Ceiba También Las Ceibas son centenarias, esta duró casi 300 anos, porque en 1519 se hace la misa y ya era una Ceiba grande y dura hasta 1753, esta es la 7ma. Ceiba contando desde esa primera, porque parece que el manto freático para acá está mucho más cerca y en una oportunidad aquí sembraron 3 para ver cual de las 3 se lograba y las 3 se murieron, después cuando construyeron el templo se dice que cortaron otra por que molestaba para la construcción del mismo y asi cuando vemos la pintura que representa la inauguración del templo, no aparece la Ceiba, pues se dice que la sembraron después de haber hecho la inauguración, esta tiene 44 anos porque se sembró en el 59 y hasta el momento no ha tenido ningún problema, la anterior a esta también muere de la misma forma, le hicieron varios tratamientos pero no dio resultado, tuvieron que arrancarlo todo, le hicieron un tratamiento al terreno y sembraron esta. Conmemorar un aniversario más de la fundación de la Habana y conservar en su interior las tres grandes pinturas, esta es la primera obra civil de estilo neoclásico que se construye en l Habana, es toda de piedras coralinas al igual que todas las construcciones de por aquí, el 19 de marzo de 1828 se inaugura este templo. Vermay y su esposa tuvieron un hijo y ese hijo tuvo a su ves tres hijos, pero hasta ahí recoge la historia, hay una periodista francesa y compañeros del instituto del libro que están haciendo una investigación para ver los descendientes de Vermay donde están porque hay una señora ya mayor, como de 40 y pico de anos, hay una en Estados Unidos y la otra aquí que tenían algo de recuerdo de Vermay que lo donaron al museo y ellas andan también haciendo investigaciones a ver de donde provienen a ver cual es el tipo de descendencia que tienen de Vermay porque tienen ese segundo apellido. Aquí Está representado la primera misa y el priimer cabildo, los dos actos que se hacen debajo de la Ceiba primitiva para dejar asentada aquí la Villa de San Cristóbal de la Habana, para pintar estos dos lienzos se dice que Vermay utilizó grabados de la época y su imaginación, tan es así que la misa se dice que la hizo un monje dominico y no Fray Bartolomé de las Casas que está ahí y Diego Velásquez tampoco nunca estuvo en la Habana, que está ahí de espaldas, el indio que está arrodillado se dice que era el cacique Habaguanex y que la Villa de San Cristóbal de la Habana se llama así por el Santo patrón San Cristóbal y el cacique Habaguanex, la bahía de Carenas que se ve detrás y las elevaciones que se ven en ambos lienzos Es donde después se construye el morro y más tarde San Carlos de la Cabaña, después de la toma de la Habana por los ingleses, aquí aparece Diego Velásquez, Fray Bartolomé de las Casas y Pánfilo de Narváez, en esta primera reunión del cabildo se designa a Pedro Pérez alcalde de la Habana, fue el primer alcalde que tuvo esta Villa, están también los aborígenes representados en este cuadro, este otro gran lienzo es donde Vermay estuvo presente, se llama así la inauguración del Templete, aquí aparece el obispo de Espada (Juan José Días de Espada y Landa) oficiando una misa que dio para bendecir este recinto y aquí aparece Juan Bautista Vermay autorretratado haciendo el boceto de la pintura con los alumnos de San Alejandro que lo ayudaron a pintarlo, Vermay fue el Fundador de nuestra escuela de Bellas Artes San Alejandro, aquí aparece Alejandro Ramírez, era el intendente de haciendas, se dice que el conjuntamente con la sociedad amigos del país costeaban la escuela de Vermay, a la hora de ponerle el nombre a la escuela se le pone el de San Alejandro en honor a Alejandro Ramírez. El gobernador de 1828 Dionisio Francisco con su familia y todas las grandes personalidades de la sociedad Habanera, es también la primera ves que en Cuba se pinta a los negros junto con los blancos, este mulato le dicen Tondá y era como un guardaespaldas y adulador del gobernador y que se conocía tan bien la Habana que donde quiera que se metía un criollo o alguien conspirando contra el gobierno español, él lo localizaba, por esto le pusieron un nombre no muy agradable, en la base de la columna hay también dos negros y se ve también a una muchacha negra que era la dama de compañía de Madam Vermay, esposa del pintor que también era francesa, en este lienzo están representadas todas las capas sociales de la época, porque ya aquí no existían los indios, Detrás de la reja se puede ver a la población observando el acto que aquí se celebraba la primera misa, detrás el castillo de la real fuerza que es la primera construcción militar de Cuba y la segunda de América, la columna fundacional donde se hizo la primera misa y el primer cabildo, las pinas se ponen cuando el templete cumple 100 anos de construido y se le hace una restauración, a partir de este momento se introdúcela misma, como un adorno tropical en el lugar y también se ve l palacio del 2do. cabo que es la segunda construcción que le sigue al castillo de la real fuerza, en el otro extremo se ven pintadas la columnas del templete. Esta es la Virgen del Pilar, está confeccionada en vaciado de plomo, se bajo para hacer una restauración,, la misma perdió en una tormenta tropical el aro que tienen toda las vírgenes, las de España en Zaragoza tienen muchísimos mantos, dicho por los propios españoles, que todos los días le cambian un manto distinto, los mantos se los lleva la gente, en el centro está el busto de Vermay, y en el nicho de mármol de carrara están sus restos junto a los de la mujer, muere este hombre en 1833, en una gran epidemia de cólera, la esposa muere 7 años después, pero aquí están los restos de los dos, la esposa parece que murió de muerte natural (en una revista opus que editó el historiador 1997, que tiene la cara del Che afuera se habla sobre la historia de Vermay y sobre la restauración de los lienzos, y se dice casi todo lo que se sabe de la historia de este hombre.

error ...

Cuba Tech Travel - Informacion General sobre Cuba. En esta Seccion podras encontrar informacion sobre Poblados, Pueblos, Caserios, Ciudades, Municipios, Provincias y todos los lugars del Cuba - 535 2730862

Todos los lugares estan señalados con sus coordenas geograficas para su mejores localizacion en la Isla. Sitos, Lugares, Mas