Cuba Tech Travel le da la bienvenida a la web de Cuba con mayores productos.
CUBATECHTRAVEL
ES
USD
EUR

Arquitectura Universidad de la Habana, La Habana. Cuba

  • Estrellas basadas en 19 opiniones
  • calle L y San Francisco, Vedad, Havana City
  • Destino: La Habana
  • Abierto: Daily
  • Teléfono:
  • add_photo

La Universidad de La Habana fue creada en 1721 por el Papa Inocencio XIII, pero no es hasta 1728 que se funda teniendo como sede el convento dominico de Santo Domingo. Es en 1902 cuando se traslada de su lugar original a la loma de Aróstegui en el barrio de Vedado. Este sería su emplazamiento definitivo, y en él se construirían entre 1906 y 1940 los edificios principales que conforman el campus.

La escultura del Alma Mater fue emplazada delante del Rectorado en 1920, y trasladada a su posición actual en 1927, a la terminación de la Escalinata. Entre los edificios sobresalen el Rectorado, con su pórtico afrontado; la Escuela de Ciencias, con su magnífico patio interior enmarcado por un alto portal corintio; y la Biblioteca General, con su fachada Art Decó.

Mapa de Universidad de la Habana

Universidad de la Habana se encuentra ubicada en La Habana

La capital cubana es, sin dudas, el destino turístico por excelencia de la mayor de las Antillas. Y dentro de ésta su centro histórico "declarado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad en 1982" resulta un punto de obligada referencia para cuanto visitante llega a esta urbe, durante siglos considerada la llave del Golfo de México.

Al lejano noviembre de 1519 se remonta la fundación, en su emplazamiento definitivo junto al canal de entrada de una bien protegida bahía, de la villa de San Cristóbal de La Habana, convertida con el tiempo en punto de encuentro de las flotas españolas que trasladaban a la metrópolis las riquezas extraídas de sus dominios en el llamado Nuevo Mundo, y eje fundamental en el comercio y las comunicaciones entre éste y el Viejo Continente.

Semejantes ventajas, derivadas esencialmente de su estratégica posición geográfica, incidieron también de manera directa sobre el ulterior desarrollo de la próspera villa, que comenzó a crecer al amparo de un sistema defensivo sin par en la América hispana y rodeada por una muralla cuya construcción (iniciada en la segunda mitad del siglo XVII y concluida más de 100 años después) se consideró desde su inicio ineficaz y costosa.

El Templete, un pequeño edificio neoclásico inaugurado en 1828, es el sitio donde cada 16 de noviembre los habaneros festejan la celebración de la primera misa y el primer cabildo de San Cristóbal de La Habana, y el punto a partir del cual se inician –por lo general– los recorridos turísticos por el núcleo original de la capital cubana.

A escasos pasos de allí se encuentran la Plaza de Armas, en torno a la cual se levantan el imponente Castillo de la Real Fuerza (1577) –donde hoy se exhibe la colección de cerámica artística más importante de la Isla y sobre cuya torre se erige La Giraldilla, una artística veleta símbolo de la ciudad– y los Palacios de los Capitanes Generales (Museo de la Ciudad) y del Segundo Cabo.

Otras tres plazas y sus edificaciones colindantes despiertan invariablemente el interés de sus visitantes: la Plaza de la Catedral, rodeada por opulentas mansiones; la recién restaurada Plaza Vieja, donde sobresale la casa de los Condes de San Juan de Jaruco; y la Plaza de San Franciso de Asís, aledaña a la iglesia y el convento de igual nombre, en uno de cuyos claustros se encuentra el Museo de Arte Sacro.

Mas caminar por las calles de la Habana Vieja, muchas de éstas aún adoquinadas, representa también la posibilidad de acercarse a más de una docena de museos y estudios-galerías de afamados artistas plásticos cubanos y latinoamericanos; visitar las casas de Benito Juárez, de Asia, Africa, Puerto Rico, de los Árabes (allí se encuentra la única sala para las plegarias musulmanas existente en Cuba) y de Simón Bolívar.

Resulta asimismo interesante visitar la maqueta de esta municipalidad; transitar por la Alameda de Paula, un hermoso paseo construido en la segunda mitad del siglo XVIII; o cruzar la bahía para llegar hasta los ultramarinos poblados de Casablanca, donde se erige el Cristo de La Habana, y Regla, donde se encuentra el Santuario de Nuestra Señora de la Virgen de Regla, protectora de marinos y pescadores y patrona de la Bahía de La Habana.

El parque histórico-militar Morro-Cabaña lo conforman dos reductos de la magnitud del Castillo de los Tres Reyes del Morro (1630) y la fortaleza de San Carlos de la Cabaña (1774), catalogada en su momento como la obra cumbre del sistema defensivo abaluartado. Precisamente desde esta última fortificación se dispara cada noche, a las nueve en punto, un cañonazo de salva que en llamativa ceremonia rememora los tiempos cuando sendos fogonazos (en horas de la madrugada y al anochecer) constituían la señal convenida para abrir o cerrar las murallas de la ciudad y para colocar o retirar la enorme cadena flotante de madera y bronce que daba acceso al puerto de la villa.

Descubrir la llamada Habana extramuros, sin embargo, resulta tan apasionante como desandar las estrechas calles de la vieja ciudad. La Habana fue creciendo bajo el influjo de las más disímiles corrientes constructivas del orbe y en sus terrenos encontraron espacio el renacentismo, el mudéjar, el barroco y el barroco cubano, el neoclasicismo, el eclecticismo, el art nouveau, el art decó y el pragmatismo.

Así, al otro lado de la inútil muralla aparecieron sitios emblemáticos como el Paseo del Prado, el Gran Teatro de La Habana y el Capitolio, uno de los más espléndidos edificios de la capital y en cuyo interior se encuentra la Estatua de la República, la tercera más alta del mundo bajo techo y a cuyos pies se encontraba el diamante que marcaba el kilómetro cero de la Carretera Central.

Nacieron también el afamado malecón habanero, de unos 12 kilómetros de longitud y considerada la imagen más característica de la ciudad, que enlaza al centro tradicional con la populosa barriada de El Vedado, desde cuyo corazón, La Rampa –zona de magnífica urbanización y arquitectura– puede accederse fácilmente a otros sitios de interés turístico como la bicentenaria Universidad de La Habana, la Plaza de la Revolución y el Memorial José Martí (el más alto mirador de la ciudad, con 138,5 metros de altura sobre el nivel del mar), o la Necrópolis de Colón considerado entre los más importantes del planeta por sus múltiples valores artísticos.

Hacia ambos lados del centro de la urbe existen asimismo puntos de notable interés. En dirección oeste, la Quinta Avenida conduce a la barriada residencial de Miramar, que actúa como órbita del mundo empresarial y de negocios y donde es posible visitar una impresionante Maqueta de la Ciudad. El Palacio de Convenciones, el recinto ferial Pabexpo y el exclusivo Club Habana anteceden a la comunidad turística Marina Hemingway, un lugar apropiado para bucear, practicar la pesca de altura, participar en un seafari a las barreras coralinas, o navegar en un confortable yate acondicionado para la vida a bordo.

Hacia el este de la ciudad y después de atravesar el Túnel de la Bahía, se llega al poblado de pescadores de Cojímar –de peculiar belleza y colorido– que invita a rememorar la prolongada estancia en Cuba del Premio Nobel de Literatura Ernest Hemingway, quien encontró precisamente allí muchos de los escenarios y personajes de sus obras.

Más de 15 kilómetros de franja costera, arenas finas y aguas azules y transparentes se extienden entre Bacuranao y Guanabo conformando un circuito náutico que los habaneros identifican sencillamente como las playas del este, y en el cual suelen destacar por sus atributos naturales a Santa María del Mar.

También rumbo al este de la capital, a sólo 15 kilómetros del centro, un pequeño pueblo fundado en 1733 a partir de la existencia de aguas minero-medicinales invita a conocer sus valores históricos, arquitectónicos, culturales y naturales: Santa María del Rosario.

Como toda gran ciudad, La Habana es el corazón de la intensa vida política, científica y cultural de la nación. Decenas de museos, salas de teatro y de conciertos, galerías de arte e instituciones culturales tienen su asiento en la ciudad y algunas como el Ballet Nacional de Cuba, la Casa de las Américas, la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano, o el Conjunto Folklórico Nacional gozan de enorme prestigio internacional.

Y, por supuesto, es también una urbe donde el buen comer y la diversión tienen un importante espacio en sitios tan conocidos como La Bodeguita del Medio, el Floridita, o el cabaret Tropicana, o en otros menos mencionados, pero que tienen ya un espacio reservado en la preferencia de los millares de turistas que cada año recorren la capital cubana. 

Opiniones
  • 100 % de personas disfruta esto
  • Excelente
  • Muy Bueno
  • Promedio
  • Pobre
  • Terrible
Opinion sobre Arquitectura: Universidad de la Habana
Muy Bueno Maximo

Fragua Martiana.
Fragua Martiana. La Fragua Martiana, situada en la intersección de las calles Hospital y Vapor en el Municipio de Centro Habana, en cuyo sitio se encontraban las horrendas Canteras de San Lázaro, donde el régimen colonial enviaba a todos aquellos cubanos acusados de infidencia, es el sitio donde José Julián Martí y Pérez fue testigo presencial de toda la crueldad de un régimen colonial que le viste con el infame traje de presidiario. Lugar de encuentro con la historia y símbolo. Allí en medio del dolor del presidio, "el más rudo, el más devastador de los dolores", se fraguó el espíritu invencible del organizador e ideólogo de la guerra de independencia de Cuba. Pasan cien años, y a raíz del golpe de estado de Fulgencio Batista, vuelven los estudiantes a la Fragua para enterrar la ultrajada Constitución de 1940. Allí sellan con la Marcha de las Antorchas su promesa de liberación al Maestro de la Generación del Centenario que encabeza Fidel. Y allí se inician los niños en un camino de amor a la nación. Desde su fundación, el 28 de enero de 1952, la Fragua ha estado directamente vinculada al quehacer martiano de la Universidad, apoyada y alentada por profesores de la altura de Raimundo Lazo o Juan Marinello. Museo, centro comunitario, tribuna, la Fragua Martiana materializa en la acción cotidiana su labor de extensión universitaria, y su aporte permanente a la sedimentación de valores patrióticos y morales en las nuevas generaciones

Excelente Manuel

Memorial Mella.
Memorial Mella. Situado en las confluencias de las calles San Lázaro y Neptuno, frente a la escalinata Universitaria, se levanta majestuoso y digno, en sobrias líneas arquitectónicas , conce-bido como una eclosión revolucionaria, el monumento que contiene las cenizas veneradas del fundador de la Federación Estudiantil Universi-taria y nuestro glorioso Partido Comunista: Julio Antonio Mella. Por su sencillez y clásica estructura llama a meditación y compromiso en las jóvenes generaciones estudiantiles que ascienden la escalinata Universitaria. Mella, sus cenizas, no son polvo desecado ni recuerdo estéril y muerto en este “Memorial Mella”, es un sitio donde se reúnen en patrióticas peregrinaciones en fechas muy señaladas lo mejor de la grey estudiantil para montar guardia y recordar en tributo de admiración y respeto al gran adalid caído en tierras de México. Por el color negro, y el contraste con el blanco de sus acerados muros, frente al busto que en sólido bronce recuerda la efigie del gran luchador antimperialista emanan las fechas magnas de su tránsito universitario MCMIII, MCMXXIII, MCMXXV, MCMXXIX, la fecha de su nacimiento, la de la Fundación de la FEU, del Partido Comunista, y el aciago de 1929 de su caída en México. Mella, su Memorial y la Plaza circundante es sitio de obligada peregrinación revolucionaria para todo visitante nacional y extranjero que pretenda tomar una visión de nuestro acontecer político contemporáneo

Excelente Mi

Aula magna.
Aula magna. En el armonioso conjunto de edificios universitarios sobresale por su elegante presencia, el Aula Magna de la Universidad habanera. Con un cuadrángulo perfecto, sus añejas paredes revestidas con la piel desnuda de las rocas, empotradas las duras maderas cubanas recién pintadas, lucernarios y ventanales construidos por los más expertos albañiles y carpinteros criollos, es digno marco a toda actividad solemne universitaria. Cuando en ella entramos nos deslumbra la multifacética presencia del neoclásico, y el aire turbulento del barroquismo sugerido en sus volutas y columnas. Tiene de todo nuestra bella Aula Magna; óleos de reputada fama, cielo raso decorado, estucos brillantes y un mobiliario donde los ricos cueros camagüeyanos rivalizan en cubanía y autóctona belleza, en sus multicolores diseños, con las caobas santiagueras, el pino pinareño, las majaguas villaclareñas, el roble broncíneo del Escambray, la fragancia del cedro matancero y el perfume oliváceo del ocuje y el roble. De su techo pende la generosa lámpara de araña, con sus resplandecientes luces de polícroma gama, la circunferencia de luz que derrama sobre la sala es uno de los acontecimientos ópticos más hermosos y uno de los efectos más singulares de esta gran sala. A su lado compiten en majestuosidad y elegancia los finos candelabros de cristal, cuarzo y sílice, los medallones de sugerente forma y el mármol de Isla de la Juventud en sus tonos del rosa al ocre, del verde al gris, dándole incomparable belleza interior. Ya en una descripción más preciosista podemos admirar, de izquierda a derecha los 7 magnos óleos, debidos a la genialidad de Armando Menocal, pintor, poeta y patriota. Estos representan: la Medicina, las Ciencias, las Bellas Artes, el Pensamiento, las Artes Liberales, las Letras y el Derecho. Hacia arriba violentando el espacio una pintura gigantesca alegoriza las nuevas carreras incorporadas al currículum universitario en la reforma de 1937: la Arquitectura, con su plomada; la Pedagogía; la Ingeniería, etc, deslumbrantes en el conjunto de querubines, musas y vestales tropicales.

Excelente ramiro

Jardín de la fama.
Jardín de la fama. En un abigarrado paseo cubierto de exóticas palmeras, árboles de intrincada flora tropical, y decorado por algún que otro tinajón camagüeyano, la Universidad muestra su Jardín de la Fama, poblado de insignes bustos que perpetúan la memoria de sabios nacionales y extranjeros. Son ellos, iniciando un formal recorrido por el ángulo lateral derecho de la facultad de Ciencias Exactas, el ilustre segundo descubridor de Cuba el Barón Alejandro Von Humboldt, regalo muy apreciado de la hermana Universidad Humboldt de Berlín; el del destacado cartógrafo Esteban Pichardo, de ascendencia dominicana y fundador de los estudios geográficos en nuestro país, y el de Benito Juárez. Ya hacia la parte posterior de la facultad, rodeado por una fuente de límpidas aguas, los bustos dedicados a los venerables patricios Félix Varela, Ramón Zambrana y José de la Luz y Caballero, tres figuras que en su exacta dimensión de sabios cubanos, defendieron nuestras tradiciones, impulsaron el desarrollo de sus respectivas ciencias y cuya vinculación con la Universidad de La Habana los ha colocado en lugar señalado para presidir el Jardín de la Fama

Excelente Geri

Plaza Ignacio Agramonte
Plaza Ignacio Agramonte Después de avanzar por el edificio del Rectorado y atravesando el umbral del abigarrado conjunto universitario, aparece refrescante y única, vivaz a pesar del tiempo, con su atmósfera histórica intocable la ex-plaza Cadenas, hoy Plaza Agramonte. En ella los laureles, los bancos de marmórea juventud, los jardines de diversa flora, han mantenido su encanto desde los primeros años de su construcción. Allí, frente al rectorado, se alza en indelebles letras de bronce, la tarja que denomina para siempre Plaza Ignacio Agramonte este epicentro de rebeldías. Se expone la fecha simbólica del 11 de mayo de 1973, en el Centenario de la caída en combate del estudiante de Derecho, jurista y Mayor General Ignacio Agramonte, cuyo nombre recibiera en esa misma fecha el edificio de la Facultad de Derecho

Excelente Juan

Alma Mater.
Alma Mater. La estatua es obra del escultor checo Mario Korvel, quien la realizó en 1919, utilizando como modelos, para la cabeza y rostro a la señorita Feliciana Villalón y Wilson que contaba entonces con 16 años, y para la figura del cuerpo a una mujer criolla mestiza de más edad. La obra fue luego fundida en bronce por la Roman Bronze Works, Inc. De Nueva York y colocada frente a la entrada del edificio del rectorado sobre un pedestal y base de piedra y cemento en el terreno rústico de la vieja colina, en el primer semestre de 1920. La locución en latín de Alma Mater sólo se aplica a las Universidades, y su significado concreto y preciso de madre nutricia aplicado al más alto centro docente de La Habana se hace por sí evidente. El sitial en que descansa la figura del Alma Mater lleva a cada lado bajorrelieves alusivos a las distintas ramas del saber, estas están representadas simbólicamente por esbeltas figuras de mujer, de perfil griego y noble porte, que llevan en sus manos algún objeto que indica por sí mismo la rama de la ciencia que personifican: la botánica en unión de sus compañeras, la medicina y farmacia, las leyes y una figura con una lámpara votiva en sus manos, que bien pudiera representar la Filosofía, se aprecian igualmente, las Letras, y una figura con un objeto indiscernible en sus manos, en forma de línea curvada sostenida por rectas dispuestas en zigzag, quizás alusiva al arte de edificar. Mas no hay que olvidar que todas estas interpretaciones pudieran resultar caprichosas, pues no ha quedado constancia alguna de qué fue exactamente lo que el escultor quiso representar con estas figuras, y muy bien puede pensarse que hayan sido hechas simplemente a imaginación del artista

Excelente Rosa

La escalinata
La escalinata Ceñida por dos artísticas escaleras y formando un imponente conjunto, muy a tono con la idea de sus constructores imbuidos de un neoclásico gusto por el Ágora Ateniense o el Foro Romano, se alzan los 88 escalones, de la Escalinata de la Universidad de La Habana. Amplia espaciosa y gallarda se ve flanqueada por los vetustos edificios de las antiguas facultades de Farmacia y de Ciencias Comerciales, en cuyas paredes exteriores aún pueden leerse las inscripciones en latín TIBI GRATIA (Gracias a ti) y HOC ERAT IN VOTIS (Estos eran tus deseos) con que sus constructores las honraron. Más adelante y ya coronando la cima, frente al grecolatino frontispicio del rectorado, la estatua del Alma Mater testigo presencial de más de una demostración de combativa audacia revolucionaria

Excelente Carmen

UNIV
Muchos y variados han sido los acontecimientos que han tenido lugar precisamente en este sitio del conspicuo Vedado, en esta misma ancha escalinata que da acceso al epicentro universitario de la Plaza Agramonte; y aún guardan los mudos salones de sus claustros y la renovada vitalidad de su grey estudiantil, la pujanza de Mella, la presencia de Rubén Martínez Villena, aún pasean por sus laureles sombreados los inquietos revolucionarios del Ala Izquierda Estudiantil, las muchachas del Batallón Universitario, las viriles protestas del Directorio Estudiantil del 30, la convicción revolucionaria de Ramiro Valdés Daussá, la firme actitud de los primeros jóvenes socialistas, el verbo encendido de Chibás, la firmeza de Marcio Manduley, la combatividad de Gabriel Barceló Gomila, la generación inmolada del Centenario del Apóstol en 1953, los muros salpicados con la sangre de José Antonio Echeverría, las aulas de la Facultad de Derecho donde recibiera enseñanza nuestro Comandante en Jefe, es decir, toda una atmósfera capaz de revivir y hacer vivir siquiera fuese por unos instantes todo ese ciclo de intensa vida cultural, política y revolucionaria que ha forjado la Universidad en sus últimas décadas.

Excelente Kibno

Universidad
Sobre la colina que desde finales del siglo XIX los habaneros denominaban de “Arostegui” o “Loma de la Pirotecnia”, aludiendo sin duda, al asceta de misteriosa vida que poblaba estas soledades o al sitio donde se guardaban los fieros cañones utilizados en la guerra contra los mambises, se fue trasladando justamente a partir del 20 de mayo de 1902 que guarda para la historia la singular inauguración de la República neocolonial, el conjunto de facultades que conformaban la vieja “Universidad Real y Pontificia de San Gerónimo”, más tarde “Real y Literaria Universidad de La Habana” y ya en plena República Plattista la flamante “Universidad Nacional”. Así, con el decorado de un mar de románticos vuelos, con el verdor creciente de los vetustos laureles que poblaban un ángulo de la colina, y en lento desplazar de aulas, laboratorios, pesados atriles, voluminosos infolios, fue cobrando cuerpo, perfil propio, el abigarrado panorama que hoy presenta, conservando para la historia y la tradición por sus más de 250 años de existencia, nuestra Universidad de La Habana.

Muy Bueno kemel

“Antiguos rayados ”
Encuentro genial que aun se encuentren mensajes alusivos a la caída de Batista en los muros de alrededor de la Universidad. El que no los hayan modificado da cuenta del interés de los estudiantes por preservar su historia a través de los años.

Muy Bueno Georgelz4

“bonita ”
Es bonita y si un par de estudiantes vienen a explicarte la historia y curiosidades de los edificios o la facultad, merece la pena, pero que sepáis que en Cuba nadie hace nada gratis. ;) Esperarán propina

Muy Bueno Pablo H

“Gigante ”
Un hermoso edificio. Enorme y antiguo. Nos quedamos sin tiempo para entrar, pero nos quedo pendiente.

Muy Bueno Carlos Alberto B

“Imponente conjunto edilicio ”
Esta Universidad es la muestra de la importancia de la Educacion en Cuba, consta de varios edificios destinados a las distintas facultades, enclavado en las puertas de Habana Centro, barrio tipico de La Habana.

Excelente Julieta1402

“Bella ”
Es un lugar muy recomendado para visitar, particularmente me encanto conocer, por la zona hicimos varios recorridos de lugares turisticos

Excelente constanza T

“Universidad ”
Dimos un paseo por fuera de la universidad de la Habana, supongo sede central. Tiene unas escaleras muy numerosas y alrededor se ve la casa central con los pilares y otras estructuras de construcción antigua. Muy lindo.

Excelente Aleida G

“Precioso lugar ”
El ambiente, las joyas arquitectónicas, se respira respeto, cultura y sapiencia. Es urgente priorizar el mantenimiento e invertir en funcionalidad de la biblioteca, salones de clases y laboratorios.

Excelente LianetGarcia

“No deje de ir si visita la Habana ”
Es una Universidad active. Estan todos los estudiantes ahi y desde que se fundo no ha estado en inactividad, asi que estara frente de años de estudiantes que hicieron la historia de Cuba!

Excelente Lidiana D

“Excelente arquitectura ”
La universidad de La Habana, cuenta con una excelente arquitectura, ideal lugar para disfrutar de la paz que transmite.

Excelente Andrea A

“muy lindo edificio ”
Es un lindo lugar para visitar, fuimos con nuestro guía Santiago y nos conto mucho sobre la educación en Cuba. Esta cerca del hotel Tryp Habana Libre, llegas caminando.

Cuba Tech Travel - Informacion General sobre Cuba. En esta Seccion podras encontrar informacion sobre Poblados, Pueblos, Caserios, Ciudades, Municipios, Provincias y todos los lugars del Cuba - 535 2730862

Todos los lugares estan señalados con sus coordenas geograficas para su mejores localizacion en la Isla. Sitos, Lugares, Mas