Cuba Tech Travel le da la bienvenida a la web de Cuba con mayores productos.
CUBATECHTRAVEL
ES
USD
EUR

Lugares de Interes Baracoa, Baracoa. Cuba

  • Estrellas basadas en 8 opiniones
  • Baracoa. Guantanamo. Cuba
  • Destino: Baracoa
  • Abierto: Daily
  • Teléfono:
  • add_photo

Baracoa, primera villa fundada  por los españoles en Cuba, fue  descubierta por Cristóbal Colón el  27 de noviembre de 1492. Su nombre  es de origen arauco y significa  existencia de mar.  También conocida como Ciudad  Primada, otros prefieren nombrarla  Ciudad de las Lluvias o Ciudad  Paisaje, esto último por su hermosa  naturaleza, rodeada de  macizos  montañosos en los que predomina una vigorosa vegetación  de bosques vírgenes pletóricos  de flora y fauna endémicas.

Baracoa posee también ríos cristalinos  y playas rodeadas de uvas  caletas, almendros y cocoteros.  Tiene una gran diversidad de  vegetación tanto fisonómica  como ecológica y acumula las  principales y mayores reservas de  madera, coco y cacao del país.  En su entorno se pueden observar  tres de las cuatro especies de  palmas existentes en Cuba. Además, especies de la fauna en  peligro de extinción como el almiquí,  el carpintero real y el gavilán  caguarero, y una joya como la  polymita, considerada por los  macólogos como el molusco más  hermoso del mundo.  Conocida como ciudad-paraíso,  por su verde único en la Isla, es  identificada por el Yunque, una  meseta que puede ser vista  desde varios puntos. 

Mapa de Baracoa

Baracoa se encuentra ubicada en Baracoa

Baracoa fue la primera villa fundada por los conquistadores españoles en Cuba (1512), por ello se le conoce como la Ciudad Primada de Cuba. Ofrece al visitante la posibilidad de admirar uno de los paisajes más atractivos y mejor conservados de la geografía antillana. Asimismo podrá disfrutar de las costumbres y tradiciones de su gente hospitalaria.

En Baracoa, la existencia de mar, montañas cubiertas de tupido follaje y abundantes arterias fluviales confluyen y conforman un atractivo escenario natural, con elementos de carácter histórico y cultural capaces de atraer la atención del visitante.,

El propio acceso por carretera a la Ciudad Primada, a través de La Farola, constituye sólo un anticipo de las múltiples atracciones con que cuenta Baracoa, localizada en el extremo más oriental de la isla de Cuba y devenido destino turístico por excelencia de la provincia de Guantánamo.

El coco y el cacao son dos de las plantaciones que identifican a Baracoa, donde aún se conserva la Cruz de la Parra plantada allí por el almirante Cristóbal Colón en 1492, de las 29 dejadas en toda la América hispana por el navegante genovés.

El Parque Nacional Alejandro de Humboldt (insertado dentro de la Reserva de la Biosfera de Cuchillas del Toa); el Paso de los Alemanes; el abra del río Yumurí, las bahías de Boma y de Mata, y el atractivo paisaje que se divisa desde lo alto de las terrazas del municipio La Máquina, son sitios que reclaman la atención del recién llegado. Dentro de la propia localidad hay que visitar su centro histórico, declarado Monumento Nacional, los fuertes Matachín y La Punta y los torreones de Joa y del Cementerio. Ascender al Yunque de Baracoa; remontar los ríos Miel, Duaba, Yumurí y Toa en una cayuca (embarcación típica de la zona); bañarse en las playas Maguana, Saratoga o Duaba, resultan muy recomendables. 

Opiniones
  • 100 % de personas disfruta esto
  • Excelente
  • Muy Bueno
  • Promedio
  • Pobre
  • Terrible
Opinion sobre Lugares de Interes: Baracoa
Excelente Kiki

Villa Primada
Baracoa llamada también la Ciudad Primada, se encuentra situada en la provincia de Guantánamo (Cuba). Los principales productos de la región son el el coco, el cacao y el banano, aunque desde finales de la década del 90 del pasado siglo el turismo se ha convertido en una de sus principales fuentes de ingreso debido a su extraordinaria belleza. La ciudad fue fundada en 1511 con el nombre de Nuestra Señora de la Asunción de Baracoa por el conquistador español Diego Velázquez que ostentaba entonces el título de Adelantado. Es el más antiguo asentamiento de la Isla después de la llegada de los colonizadores españoles y de ahí debe su nombre de Ciudad Primada. En 1518 recibió el nombramiento de ciudad. Fue la primera capital y el primer obispado de la Isla. Declarada Monumento Nacional, la ciudad es bañada por el río Miel y entre sus atracciones naturales se encuentra el río Toa, marcado por numerosas cascadas, siendo la más conocida El Saltadero con 17 metros de altura´´ y las montañas del Yunque que debe su nombre a la similitud de la misma con la pieza que usan los herreros´. La llamada la Bella Durmiente, vista desde lejos, asemeja a una joven echada. En esta ciudad se conserva dentro de una vitrina y con un pedestal de plata la Cruz de la Parra, símbolo de la cristianidad, que trajera Cristóbal Colón en su primer viaje. Se presume que el nombre de la ciudad provenga de un vocablo aborigen que significa “presencia de mar” en franca alusión al ambiente marino que contrasta con las montañas y los ríos de la región de gran belleza natural. El acceso a la ciudad por tierra constituye una aventura ya que hay que recurrir a una vía muy peculiar que serpentea entre las montañas y que lleva el nombre de la Farola. Esta carretera cuenta con 11 puentes colgantes y su punto más elevado son los Altos de Cotilla, a más de 600 metros sobre el nivel del mar. El dominio español dejó sus huellas en las construcciones de la localidad entre las que destacan las fortificaciones de El Castillo y La Punta y los torreones de Joa y del Cementerio. Durante los siglos XVI y XVII al estar Baracoa incomunicada del resto de la isla por tierra, hizo que su escasa población comerciara de contrabando con franceses e ingleses. A principio del siglo XIX se instalaron en Baracoa numerosos colonos franceses que huyeron de la revolución independentista de Haití, y se dedicaron al cultivo del café y del cacao, de ahí la influencia francesa que existe en Baracoa y en muchas parte de la provincia de Oriente. A partir de mediados del siglo XIX, en que se intensifican los esfuerzos de los patriotas cubanos por lograr la independencia de Cuba, las costas de Baracoa fueron escenario del desembarco de numerosas expediciones libertadoras. En octubre de 1854, el joven matancero Francisco Estrampes, Juan Enrique Félix y dos americanos desembarcaron de una goleta con armas y pertrechos de guerra para iniciar una revolución; pero fueron sorprendidos por tropas españolas antes que pudieran recibir ayuda, cayeron prisioneros y fueron conducidos a La Habana, donde Estrampes fue ejecutado en la explanada de la punta el 31 de marzo de 1855. Entre los primeros baracoenses que se vincularon al esfuerzo libertador debe mencionarse a Manuel Borges Navarro (1827-1869), que después de haberse dedicado a la enseñanza con verdadera vocación, fue implicado en la conspiración revolucionaria de López y Agüero y encarcelado por dicho motivo. Más tarde en 1868 se incorporó al movimiento de Yara y fue apresado y asesinado por la escolta española que lo conducía a Santiago de Cuba, en septiembre de 1869. En marzo de 1885 desembarcaron en Caleta costa sur, el Brigadier Limbano Sánchez y un grupo de patriotas, fueron perseguidos y Sánchez y Ramón González murieron en combate los otros fueron hechos prisioneros salvando la vida solamente dos de ellos. Ya iniciada la Guerra de Independencia, el 1 de abril de 1895, desembarco en la playa de Duaba muy cerca de Baracoa la expedición de la Goleta de Honor, donde venían algunos de los más prestigiosos jefes cubano, entre ellos el general Antonio Maceo y su hermano José Maceo, Flor Crombet, Agustín Cebreco, Silverio Sánchez y Patricio Corona. Pocos días después, el 11 de abril desembarcaron en Playitas, el general Máximo Gómez, el apóstol José Martí, Ángel Guerra, Paquito Borrero, Marcos del Rosario Y Cesar Salas a quienes se les unen el día 14, el coronel baracoense Félix Ruenes y sus tropas. Estas expediciones por Baracoa ayudaron mucho en la lucha por la independencia de Cuba, la cual finalmente se logró el 20 de mayo de 1902.

Excelente yoarse

majestuso lugar
Al oeste de la ciudad, una playa de arena gris envuelve la radiante bahía turquesa, enmarcada por una majestuosa cadena de montañas

Excelente mayra

hermoso lugar
Delimitada al norte por el Atlántico y en las demás direcciones por ríos, montañas y bosques, Baracoa es uno de los destinos más encantadores de Cuba gracias a sus múltiples atractivos, como la distintiva montaña de cima plana llamada El Yunque, o el festival anual que se celebra en sus calles cada abril y que conmemora el comienzo de la Guerra de Independencia de Cuba. Los amantes de la música disfrutarán el son changüí, original del territorio, cuyo eco se puede escuchar en las calles de los cercanos municipios de Virginia y Yateras. Baracoa también es el lugar de origen de la tumba francesa, un baile criollo inspirado por el minueto francés. Los bosques tropicales de Baracoa son el hogar de miles de especies de flora y fauna, muchas de las cuales están en peligro de extinción. La diversidad del paisaje –terrenos semi áridos con cactus, plantaciones en fértiles montañas y paraísos junto al mar– hace que viajar por esta región sea tan agradable como lo es este destino en sí. Las oportunidades de realizar una excursión inolvidable son abundantes, desde la Reserva de la Biosfera Cuchillas del Toa (donde se encuentra el Parque Nacional Alejandro de Humboldt) hasta la asombrosa cascada Saltadero, con sus 17 metros de altura.

Excelente Boris

Baracoa
Más allá de los programas turísticos de sol y playa, muy demandados por los visitantes de la mayor de Las Antillas, existen sitios de alto valor histórico y vinculados estrechamente a la evolución de la isla. Precisamente en la oriental provincia cubana de Guantánamo figura uno de esos lugares bajo el nombre original de Nuestra Señora de la Asunción de Baracoa, fundada entre 1511 y 1512 por el Adelantado Diego Velázquez, y que llegó a ser además la primera capital y primer obispado de la ínsula. Unido a la fuerte carga de historia que encierra la ciudad, en su carácter de villa primada de la isla, tiene como sello particular el carácter afable de sus pobladores y la belleza de una urbe rodeada de montañas, ríos y abundante vegetación. El propio nombre de la localidad, Baracoa, tiene su origen en un vocablo aborigen que significa "presencia de mar", en franca alusión de sus pobladores originales a una presencia de ambiente marinero por todos lados, muy contrastante con las montañas y las corrientes fluviales. El paisaje natural se complementa con una montaña aplanada de 575 metros de altura conocida como el Yunque de Baracoa, por su similitud con esa pieza utilizada por los herreros para su labor. Asimismo, diversas arterias de agua recorren el territorio, entre ellas el Toa -considerado el río más caudaloso de la isla-, marcado en su paso por numerosas cascadas, la más famosa conocida como El Saltadero con 17 metros de altura. El propio acceso a la ciudad constituye una aventura al realizarse por una vía muy peculiar que serpentea entre las montañas y responde al nombre de La Farola, con 11 puentes colgantes y el punto más relevante en Altos de Cotilla, a más de 600 metros sobre el nivel del mar. Los visitantes se ven envueltos en un ambiente cargado de recuerdos de la época colonial, que incluyen la famosa Cruz de La Parra, fabricada por los españoles durante el primer viaje a América con maderas preciosas del lugar y que fuera utilizada para oficiar por Fray Bartolomé de Las Casas. La época del dominio español dejó sus huellas en las construcciones de la localidad, donde destacan numerosas edificaciones levantadas con piedra de cantería como las fortalezas coloniales de El Castillo y La Punta, y los torreones de Joa y del Cementerio. En muchos de los habitantes del lugar predominan los rasgos de la población aborigen de la mayor de Las Antillas: nariz afilada, pelo lacio, piel oscura y estatura pequeña, por lo cual se dice que resulta imposible conocer a los antiguos habitantes del archipiélago sin recorrer la primera villa de Cuba. Para los vacacionistas la ciudad encierra además una gastronomía muy peculiar a base de plantas, con platos como el Bacán, especie de tamal de plátano verde, el ajiaco o el pescado cocido con leche de coco. Los amantes del dulce tienen asimismo su lugar con el Cucurucho, envasado de manera cónica en hojas de yagua y que tiene en su composición al coco y la piña, así como el famoso chocolate elaborado con el cacao que se cultiva en el territorio. Considerada por muchos una de las ciudades más atractivas del país, Baracoa aguarda pacientemente por la llegada de aquellos para los cuales la historia y las tradiciones constituyen el plato fuerte en el descanso

Excelente Homero

Baracoa
A Baracoa, la primera villa fundada por los colonizadores españoles en Cuba, se puede llegar por tres vías, cualquiera de ellas más emotiva, cautivadora y hasta tenebrosa. Quizás lo más apacibles sea llegar por vía aérea o marítima, porque la ruta intramontana puede provocar hasta un infarto cardíaco a los menos valientes o desacostumbrados a aquellos parajes. Desde Baracoa hasta Guantánamo, la capital de la provincia qua la acoge, hay un vuelo comercial que dura sólo ocho minutos (el más corto de Cuba), pero que son suficientes para disfrutar a plenitud un paisaje singular y único del desierto y semidesierto cubanos. Por mar, se da la posibilidad inigualable de comparar el intenso azul marino con el verde de las montañas, los acantilados, barreras coralinas y hermosas playas que se observan como regadas al azar. Mas, la carretera de La Farola, una obra de ingeniería sin par en Cuba, hace sentir al viajero las más intensas emociones. A una inmensa altura se levanta esta carretera colgante, de curvas pronunciadas, y durante un largo tramo usted se encuentra entre la alta roca y el abismo. Y muy a pesar de todas esas inmensas montañas que se deben atravesar, cuando llega a la ciudad ha descendido al nivel del mar. Baracoa no está en una montaña, por mucho que así lo parezca. Estos motivos y su ubicación geográfica al ser la última ciudad del oriente cubano, han creado el mito de que Baracoa no está en la ruta de nadie; sin embargo, cuando usted la visita por primera vez recibe tal emoción, que siempre anda buscando alguna excusa para volver. Fundada por Diego Velázquez, el 15 de agosto de 1511, fue la capital del país hasta 1515 y la sede del primer obispado y la primera catedral cubana. Conserva muy pocas obras arquitectónicas de los primeros años de la colonización, pero tiene símbolos suficientes para hacerla trascender. La Cruz de Parra, una de las 29 que el descubridor Cristóbal Colón dejó a su paso por América, se conserva en la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción de Baracoa, y la autenticidad de tal objeto fue demostrada por investigadores cubanos y belgas, que probaron la antigüedad de la Cruz y que la madera usada para su fabricación había salido de los bosques cubanos. Esta ciudad también se hizo famosa por acoger a inmigrantes franceses, que llevaron hasta sus fértiles suelos la cultura y las variedades de café, que luego serían sustento económico de los pobladores de la villa. Nacieron así los cafetales franceses. Posteriormente, Baracoa se convirtió en un emporio del coco, el cacao y el banano (pero de una variedad muy escasa, conocida como manzano). En Cuba y algunas partes del mundo, la ciudad primada se ha hecho famosa también por “Las tres mentiras de Baracoa”, porque existe un río Miel, que no es dulce, una montaña que tiene forma de yunque y no es de hierro y otra a la que le dicen La Bella Durmiente, porque en sus contornos semeja el cuerpo de una mujer recostada en la cima de la montaña. La primera villa cubana tiene alrededor de 86 mil habitantes y muchos tesoros, como son los 56 sitios arqueológicos explorados hasta el momento, donde hay evidencias de las comunidades aborígenes, la reliquia faunística que constituye un pequeño caracol llamado polymita picta y la diversidad de la flora, entre ellos 67 tipos de helechos exclusivos del lugar, la palma yunquera y unas 130 especies de madera preciosa

Excelente Rafael

Los mejores bosques cubanos
Hablamos de la región nororiental cubana, la cual forma parte del macizo montañoso Nipe-Sagua-Baracoa, asiento de la mayor y más importante de las seis Reservas de Biosfera declaradas por la UNESCO en el Caribe Insular, rica en diversidad y endemismo de especies de la flora y la fauna, y donde viven siete de cada 10 aves que anidan en la Isla. Una ciudad colonial frente al océano Atlántico, de calles estrechas y casas de tejados rojizos, rodeada de exuberante vegetación verdosa y de varios de los ríos más caudalosos de Cuba, sorprende a quien llegue a la capital del municipio de Baracoa. Centenarias fortalezas militares convertidas en hoteles, restaurantes o museo, cautivan al huésped de la villa primogénita fundada en la Isla por los conquistadores españoles en 1511 (hoy Monumento Nacional) y que fue también primera capital cubana en los años iniciales de la colonización europea. Cocoteros y palmeras se combinan y adornan la región, como a ninguna otra del archipiélago, y sus pencas batidas al viento invitan a los hombres de negocios a invertir en ese paraíso de la geografía, de casi mil kilómetros cuadrados de extensión, al cual se tiene acceso por tierra, mar y aire. El fomento del turismo de naturaleza o de investigación, parece ser opción idónea a la mano de quienes colocan ya su capital en esta boscosa región de Cuba, donde el excelente grado de conservación del entorno te sustrae a los años en que el Gran Almirante genovés, Cristóbal Colón, arribó a la zona a finales del siglo XV. La transparencia del cristal caracteriza tanto a sus ríos como a todo el litoral baracoense, aptos para la práctica de deportes acuáticos, pesca, fotografía y paseos, en tanto una gran variedad de cuevas incita a entrar en contacto con antiguas civilizaciones, a través de pictografías y huellas arqueológicas bien conservadas.

Excelente Julia

Baracoa un Paraiso
Debido a su aislamiento geográfico, Baracoa, Cuba, sólo está empezando a ser descubierta por los turistas. Aquellos que visiten está lejana esquina noreste de la isla descubrirán un pueblo colonial casi intacto rodeado por las playas aisladas y selva tropical virgen. Sobre los telares del horizonte la marca local más identificable, una colina con forma de mesa llamada el Yunque

Excelente Karla

Baracoa Cuba
Las calles adoquinadas de Baracoa están alineadas con edificaciones de un piso cuya pintura se ha ido desgastando por el paso del tiempo forma parte de su encanto. Las personas locales (baracoenses) lo miran con curiosidad desde las amplias barandas. Algunos pueden acercarse para venderle dulces, pero no son tan mercenarios como los de La Habana. Baracoa, donde los cocoteros crecen en abundancia, es famosa que su chocolate blanco, vendido en pasteles redondos, planos recubiertos por corteza de palmera. También pruebe el cucurucho, una ambrosia de miel, coco, nueces y fruta estacional fresca servida en un cono hecho de corteza de palmera.

Cuba Tech Travel - Informacion General sobre Cuba. En esta Seccion podras encontrar informacion sobre Poblados, Pueblos, Caserios, Ciudades, Municipios, Provincias y todos los lugars del Cuba - 535 2730862

Todos los lugares estan señalados con sus coordenas geograficas para su mejores localizacion en la Isla. Sitos, Lugares, Mas