Cuba Tech Travel le da la bienvenida a la web de Cuba con mayores productos.
CUBATECHTRAVEL
ES
USD
EUR

Arquitectura Palacio de los Capitanes Generales, La Habana. Cuba

  • Estrellas basadas en 7 opiniones
  • Tacon Street between Obispo and O`Relly, Havana City. Cuba
  • Destino: La Habana
  • Abierto: Daily
  • Teléfono:
  • add_photo

Al quedar La Habana sin casa para el Cabildo, por haber derribado el ciclón de Santa Teresa en 1768, la existente en la plaza de San Francisco,el Rey actuando con sorprendente rapidez por Real Cédula del 7 de diciembre de 1769, se dignó conceder a esa ilustre ciudad el permiso para edificar sus casas capitulares y la cárcel pública según plano y condiciones que ha ejecutado el ingeniero Don Silvestre Abarca. Pero la obra, que debía levantarse en la plaza de San Francisco, fue sacada a pregón para buscar contratistas sin conseguir ningún postor, por lo que el Cabildo acordó acometerla por su cuenta. Pero como en 1772 todavía no había comenzado, al llegar la Real Cédula que aprobaba establecer la Catedral en la Iglesia de los Jesuitas,permitía demoler la vieja Parroquial, por lo que el Marqués de la Torre propuso al Cabildo:

...reconstruir la Plaza de Armas y tomar parte del terreno de la vieja Parroquial Mayor para ampliar la Plaza y en la otra parte situar la Casa Capitular y la Cárcel, con agregación de vivienda para los Gobernadores, a imitación de la Real Casa de Correos, que se está construyendo magnífica en el lado norte.

Las obras se comenzaron en 1776 y se prolongaron hasta el año 1792, aunque algunos detalles todavía demoraron algunos años. Una ampliación efectuada en 1835 se encargó al Coronel Pastor y consistió en quitar la cárcel del fondo del edificio y ampliar la vivienda del Gobernador. Otras mejoras y reformas se le hicieron en 1860 y en 1930, esta última por Govantes y Cabarrocas, los que construyeron en el fondo la galería de la parte alta,con lo que el patio adquirió un grandioso aspecto.En la República este edificio pasó a ser Palacio Presidencial hasta que se terminó en el año 1920 uno nuevo en la Avenida de las Misiones [N.A. Hoy Museo de la Revolución]. La Casa de Gobierno y el Palacio del Segundo Cabo, fueron construidos con nuestra caliza conchífera, áspera y con muchas oquedades, por lo que sus muros fueron repellados, pero en la restauración de 1930 se le quitó éste, dejando al descubierto la excelente sillería de ambos edificios.

Para la construcción del edificio se usaron la madera, la cal y la piedra del país, muchos suministrados por Pedro Medina, pero otros fueron importados: de Málaga vinieron 100 mil ladrillos cortados y raspados,de Bilbao las rejas, unas forjadas y otras fundidas, los mármoles de Carrara y de España vino también la ferretería.

El arquitecto Abel Fernández Simón hizo la siguiente observación sobre los ladrillos traídos de Málaga: Parece muy probable que los ladrillos que procedentes de Málaga vinieron a La Habana con destino a las obras del Palacio de Gobierno, fueran en realidad losas de azotea de barro cocido. En efecto, en nuestra ciudad se acostumbraba diferenciar la losa cuadrada de la de forma rectangular, alargada, dándosele á ésta el nombre de ladrillo. Hasta hace pocos años se uso extensamente en la Isla para la soladura de las azoteas, el ladrillo catalán o ladrillo de Gerona, de excelente calidad, que era traído de España en cajas de madera, material que también era empleado en las bóvedas de las escaleras, campanas de los fogones, soladuras de aleros y cornisas, pisos de terraza, etc.

Mapa de Palacio de los Capitanes Generales

Palacio de los Capitanes Generales se encuentra ubicada en La Habana

La capital cubana es, sin dudas, el destino turístico por excelencia de la mayor de las Antillas. Y dentro de ésta su centro histórico "declarado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad en 1982" resulta un punto de obligada referencia para cuanto visitante llega a esta urbe, durante siglos considerada la llave del Golfo de México.

Al lejano noviembre de 1519 se remonta la fundación, en su emplazamiento definitivo junto al canal de entrada de una bien protegida bahía, de la villa de San Cristóbal de La Habana, convertida con el tiempo en punto de encuentro de las flotas españolas que trasladaban a la metrópolis las riquezas extraídas de sus dominios en el llamado Nuevo Mundo, y eje fundamental en el comercio y las comunicaciones entre éste y el Viejo Continente.

Semejantes ventajas, derivadas esencialmente de su estratégica posición geográfica, incidieron también de manera directa sobre el ulterior desarrollo de la próspera villa, que comenzó a crecer al amparo de un sistema defensivo sin par en la América hispana y rodeada por una muralla cuya construcción (iniciada en la segunda mitad del siglo XVII y concluida más de 100 años después) se consideró desde su inicio ineficaz y costosa.

El Templete, un pequeño edificio neoclásico inaugurado en 1828, es el sitio donde cada 16 de noviembre los habaneros festejan la celebración de la primera misa y el primer cabildo de San Cristóbal de La Habana, y el punto a partir del cual se inician –por lo general– los recorridos turísticos por el núcleo original de la capital cubana.

A escasos pasos de allí se encuentran la Plaza de Armas, en torno a la cual se levantan el imponente Castillo de la Real Fuerza (1577) –donde hoy se exhibe la colección de cerámica artística más importante de la Isla y sobre cuya torre se erige La Giraldilla, una artística veleta símbolo de la ciudad– y los Palacios de los Capitanes Generales (Museo de la Ciudad) y del Segundo Cabo.

Otras tres plazas y sus edificaciones colindantes despiertan invariablemente el interés de sus visitantes: la Plaza de la Catedral, rodeada por opulentas mansiones; la recién restaurada Plaza Vieja, donde sobresale la casa de los Condes de San Juan de Jaruco; y la Plaza de San Franciso de Asís, aledaña a la iglesia y el convento de igual nombre, en uno de cuyos claustros se encuentra el Museo de Arte Sacro.

Mas caminar por las calles de la Habana Vieja, muchas de éstas aún adoquinadas, representa también la posibilidad de acercarse a más de una docena de museos y estudios-galerías de afamados artistas plásticos cubanos y latinoamericanos; visitar las casas de Benito Juárez, de Asia, Africa, Puerto Rico, de los Árabes (allí se encuentra la única sala para las plegarias musulmanas existente en Cuba) y de Simón Bolívar.

Resulta asimismo interesante visitar la maqueta de esta municipalidad; transitar por la Alameda de Paula, un hermoso paseo construido en la segunda mitad del siglo XVIII; o cruzar la bahía para llegar hasta los ultramarinos poblados de Casablanca, donde se erige el Cristo de La Habana, y Regla, donde se encuentra el Santuario de Nuestra Señora de la Virgen de Regla, protectora de marinos y pescadores y patrona de la Bahía de La Habana.

El parque histórico-militar Morro-Cabaña lo conforman dos reductos de la magnitud del Castillo de los Tres Reyes del Morro (1630) y la fortaleza de San Carlos de la Cabaña (1774), catalogada en su momento como la obra cumbre del sistema defensivo abaluartado. Precisamente desde esta última fortificación se dispara cada noche, a las nueve en punto, un cañonazo de salva que en llamativa ceremonia rememora los tiempos cuando sendos fogonazos (en horas de la madrugada y al anochecer) constituían la señal convenida para abrir o cerrar las murallas de la ciudad y para colocar o retirar la enorme cadena flotante de madera y bronce que daba acceso al puerto de la villa.

Descubrir la llamada Habana extramuros, sin embargo, resulta tan apasionante como desandar las estrechas calles de la vieja ciudad. La Habana fue creciendo bajo el influjo de las más disímiles corrientes constructivas del orbe y en sus terrenos encontraron espacio el renacentismo, el mudéjar, el barroco y el barroco cubano, el neoclasicismo, el eclecticismo, el art nouveau, el art decó y el pragmatismo.

Así, al otro lado de la inútil muralla aparecieron sitios emblemáticos como el Paseo del Prado, el Gran Teatro de La Habana y el Capitolio, uno de los más espléndidos edificios de la capital y en cuyo interior se encuentra la Estatua de la República, la tercera más alta del mundo bajo techo y a cuyos pies se encontraba el diamante que marcaba el kilómetro cero de la Carretera Central.

Nacieron también el afamado malecón habanero, de unos 12 kilómetros de longitud y considerada la imagen más característica de la ciudad, que enlaza al centro tradicional con la populosa barriada de El Vedado, desde cuyo corazón, La Rampa –zona de magnífica urbanización y arquitectura– puede accederse fácilmente a otros sitios de interés turístico como la bicentenaria Universidad de La Habana, la Plaza de la Revolución y el Memorial José Martí (el más alto mirador de la ciudad, con 138,5 metros de altura sobre el nivel del mar), o la Necrópolis de Colón considerado entre los más importantes del planeta por sus múltiples valores artísticos.

Hacia ambos lados del centro de la urbe existen asimismo puntos de notable interés. En dirección oeste, la Quinta Avenida conduce a la barriada residencial de Miramar, que actúa como órbita del mundo empresarial y de negocios y donde es posible visitar una impresionante Maqueta de la Ciudad. El Palacio de Convenciones, el recinto ferial Pabexpo y el exclusivo Club Habana anteceden a la comunidad turística Marina Hemingway, un lugar apropiado para bucear, practicar la pesca de altura, participar en un seafari a las barreras coralinas, o navegar en un confortable yate acondicionado para la vida a bordo.

Hacia el este de la ciudad y después de atravesar el Túnel de la Bahía, se llega al poblado de pescadores de Cojímar –de peculiar belleza y colorido– que invita a rememorar la prolongada estancia en Cuba del Premio Nobel de Literatura Ernest Hemingway, quien encontró precisamente allí muchos de los escenarios y personajes de sus obras.

Más de 15 kilómetros de franja costera, arenas finas y aguas azules y transparentes se extienden entre Bacuranao y Guanabo conformando un circuito náutico que los habaneros identifican sencillamente como las playas del este, y en el cual suelen destacar por sus atributos naturales a Santa María del Mar.

También rumbo al este de la capital, a sólo 15 kilómetros del centro, un pequeño pueblo fundado en 1733 a partir de la existencia de aguas minero-medicinales invita a conocer sus valores históricos, arquitectónicos, culturales y naturales: Santa María del Rosario.

Como toda gran ciudad, La Habana es el corazón de la intensa vida política, científica y cultural de la nación. Decenas de museos, salas de teatro y de conciertos, galerías de arte e instituciones culturales tienen su asiento en la ciudad y algunas como el Ballet Nacional de Cuba, la Casa de las Américas, la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano, o el Conjunto Folklórico Nacional gozan de enorme prestigio internacional.

Y, por supuesto, es también una urbe donde el buen comer y la diversión tienen un importante espacio en sitios tan conocidos como La Bodeguita del Medio, el Floridita, o el cabaret Tropicana, o en otros menos mencionados, pero que tienen ya un espacio reservado en la preferencia de los millares de turistas que cada año recorren la capital cubana. 

Opiniones
  • 100 % de personas disfruta esto
  • Excelente
  • Muy Bueno
  • Promedio
  • Pobre
  • Terrible
Opinion sobre Arquitectura: Palacio de los Capitanes Generales
Excelente Ivan

El palacio de los Capitanes Generales.
La diáfana belleza de esta construcción, su historia interesante al igual que su importancia en la arquitectura colonial colocan al palacio en la primera fila de las construcciones barrocas de la ciudad. En el siglo XVI en el terreno se encontraba la Iglesia Parroquial Mayor (1550-1776), varias veces reedificada y finalmente derrumbada. El 23 de enero de 1773, el gobernador Marqués de la Torre (1771-1776) le propuso a la corona española una nueva casa de cabildo. Su sucesor, el gobernador Capitán General Felipe de Fonsdevilla (1776-1781) en 1776 le encarga a Antonio Fernández de Trevejos y Saldivar la construcción que se termina tres lustros después. De 1791 a 1898 el palacio es la residencia de los capitanes generales españoles, nombre que toma de la jerarquía militar que ostentaban también los gobernadores de la isla, como autoridades políticas de mayor categoría del poder colonial. En casi 108 años, 65 capitanes generales administraron desde ese lugar la isla, por encargo de la corona española. Al concluir la dominación colonial española en Cuba (1899), se le utilizara como sede de la primera y segunda intervenciones norteamericanas en 1899 a 1902 y de 1902 a 1908 respectivamente, de Palacio Presidencial de 1902 a 1920 y como ayuntamiento desde su fundación hasta 1958. Con el triunfo de la Revolución radican en él las administraciones del Poder Municipal Revolucionario de la ciudad. En 1967 se inician las obras de restauración del edificio, que durante estos 176 años sufriera tres sustanciales restauraciones, en 1834, 1860 y 1927 respectivamente, las que han permitido la casi total utilización de sus áreas en instalaciones de sus salones originales, así como la historia de la nación y de la capital. En sus salas tuvieron lugar una serie de acontecimientos importantes en la historia de Cuba, ej. : ceremonia de derogación del dominio colonial español, 1ro de enero de 1899, instalación de la primera presidencia de la seudorepublica con Don Tomas Estrada palma, en el 20 de mayo de 1902. La entrada principal con el portal de mármol de columnas corintias(1834) es una obra del escultor italiano Giuseppe Gaggini. El inmenso portón esta hecho de madera de caoba cubana. A la derecha de la entrada se encuentra una estatua del rey español Fernando VII. Originalmente había sido erigida en 1834, un año después de su muerte en la Plaza de Armas, siendo alejada en 1955 en relación con el proyecto de un monumento para Carlos Manuel de Céspedes. Las campanas montadas sobre maderas a la izquierda de la entrada proceden de iglesias de grandes centrales azucareros, testigos mudos del desarrollo de la industria cañera cubana del siglo XIX. Pasando por la entrada principal se llega al patio del palacio. Con sus jardines cubiertos de plantas, medicinales, dos palmas reales muy altas, una Yagruma y arbustos floridos, se encuentra entre los lugares mas pintorescos de la cuidad. Al pie del monumento a Cristóbal Colon, el gran Almirante, (obra del artista italiano J Cucchiari, importada en 1862), se efectúan a menudo conciertos o lecturas literarias. Bajo las arcadas del costado derecho del patio se encuentra el monumento arquitectónico mas antiguo que se conserva en Cuba, una lapida sepulcral del año 1557. Recuerda la muerte de la dama principal de la Villa de La Habana, Doña María de Cepero y Nieto. La traducción de la inscripción latina reza así: casualmente herida por un arma, aquí murió Doña María de Cepero en el año 1557. Pr.Nr.A.M. (Padre Nuestro, Ave María)

Excelente Kike

El Museo de la Ciudad.
El Museo de la Ciudad. Fundado en 1942, por iniciativa del historiador, Dr. Emilio Roig de Leuchsenring, el visitante puede admirar la sala capitular del ayuntamiento habanero, los salones de loso espejos, en los que se exponen prestigiosas colecciones de pinturas, mobiliario, porcelanas, etc. Tesoro fundamental del museo, lo constituye el conjunto de salas denominadas “Cuba Heroica”, que narran el acontecer revolucionario del pueblo cubano desde las primeras ideas y movimientos sociales y políticos que culminan con el inicio en 1868, de la insurrección armada contra el colonialismo español y la intervención norteamericana que culmina en la sala alegórica dedicada a la victoria de la revolución en 1959. Entre las piezas más importantes de esta exposición se encuentran las banderas de 1850, y Carlos Manuel de Céspedes, mas 34 pabellones de combate y los machetes de Maceo y Gómez, así como reliquias pertenecientes a Céspedes, Agramontes, Marti, Gómez, Maceo, Calixto García y otros patriotas. Forma muy peculiar en esta zona, podemos observar la calle que pasa frente al Palacio de los Capitanes Generales, esta calle en vez de adoquines convencionales, posee adoquines de madera.

Excelente yoanisleidis

antiguedad de la habana
Comenzó a construirse en 1776 y terminó en 1791. albergó la casa de Capitanía General, el Ayuntamiento y la Cárcel pública, esta ultima hasta 1834 que se construye una nueva. Pasaron por el 65 capitanes generales españoles hasta 1898, fue sede del gobierno interventor norteamericano y Palacio Presidencial hasta 1920. pasaron por el los 4 primeros presidentes cubanos.

Excelente odeisy

captain generals palacio
It is located in the ancient Palace of Captain Generals, the headquarters of the Spanish Government in Cuba for more than a hundred years and main public building in the Arms Square. This palace, with a sober baroque style, is one of the most important architectural monuments in Havana City. It was the residence of the Cuban colonial authorities from 1791 to 1898. From 1902 to 1920, it was the Presidential Palace of the Republic and, from 1920 to 1950, it was Havana City Hall, where the Mayor office was. Its collections give a review of the city history, from its foundation until present days. The most important rooms exhibit collections of the Cuban wars of independence. The Room of the Flags has the original Cuban flag together with the flag that Carlos Manuel de Céspedes raised, when he started the first war of independence in 1868; there are also different flags the Spaniards used during the colonial period. This museum also exhibits artistic objects, paintings, chinaware, silverware, bronzes and furniture which are remarkable for their value and beauty.

Excelente Jos

Interesante Lugar
Es actualmente la sede principal del Museo de la Ciudad de La Habana. Posee colecciones que conforman el panorama histórico de La Habana desde su fundación hasta el presente. Las salas mas importantes están destinadas a las Guerras de la Independencia de Cuba. Su construcción se inició en 1776 y se concluyó en 1791. El primer Capitán General español en instalar allí su residencia fue Don Luis de Las Casas, quién se trasladó a esta edificación en 1790 cuando todavía no se había terminado. En 1834 el Palacio se revistió con una portada de mármol de Carrara que adorna la entrada principal y sobre la cual se encuentra la Corona Real española. El Palacio de los Capitanes Generales es el edificio más importante de la plaza de Armas, y tanto por su arquitectura como por su contenido merece una detenida visita. El horario es Mar-sab 10:30-17:00, dom 9:00-13:00

Excelente El Gallego

Estatua Cristobal Colo
En el patio interior del palacio encontramos una estatua de Cristóbal Colón. Tenemos entendido que fue colocada en este sitio en 1862 y es la obra en mármol Carrara del escultor J. Cucchiari. Inicialmente el edificio además de servir de palacio tuvo los usos de sede del cabildo y carcel. En el entresuelo se instalaron varias oficinas del gobierno.

Excelente Rigol

Arquitectura Barroca
El Palacio de los Capitanes Generales se encuentra en la sección de La Habana que hoy en día se conoce por la Habana Vieja. El edificio ocupa una manzana y se le considera la obra de mayor importancia arquitectónica del barroco cubano. Frente a este edificio se ve la Plaza de Armas adornada por la estatua de Fernando VII, años más tardes esta estatua fue trasladada.

Cuba Tech Travel - Informacion General sobre Cuba. En esta Seccion podras encontrar informacion sobre Poblados, Pueblos, Caserios, Ciudades, Municipios, Provincias y todos los lugars del Cuba - 535 2730862

Todos los lugares estan señalados con sus coordenas geograficas para su mejores localizacion en la Isla. Sitos, Lugares, Mas